2306, 2015

Los niños de 3 años saben de política más que tú

By |3 Comments

recreoSe aprende muchísimo observando el comportamiento social que se desarrolla a través del juego, de forma natural y espontánea, entre los niños más pequeños. Si bien es cierto que ante alguna situación de conflicto, éstos recurren ocasionalmente a las estrategias que puedan haber observado de los adultos con los que conviven, por norma general los niños tienden a considerarse entre ellos como pares, o iguales, lo que les lleva a desarrollar sus propias dinámicas, pactos y normas al margen de las regulaciones del mundo adulto. Digamos que elaboran un comportamiento social desde la intuición que aún no está excesivamente contaminado por las costumbres ni por la moral del mundo adulto que les rodea. Y el resultado de esta observación, sin duda, siempre es interesante.

Al salir a pasear con mi hijo, cuando éste se encuentra con algún grupo de amigos o cuando se forma espontáneamente algún otro grupo de juego, observo que se produce siempre un tiempo de pactos previo a su inicio. Nadie les ha enseñado a hacerlo, pero saben que sin una serie de reglas pactadas, no habrá entendimiento durante el desarrollo del juego, y éste no será tan divertido ni aportará el esencial elemento motivador de lo común, es decir, de saber y dar por hecho que existe un acuerdo y un entendimiento mutuo. Y es que, cuando uno no tiene que preocuparse continuamente de hacerse entender, entonces disfruta mucho más del juego.

construccion social juegoEn el fondo, la política consiste en eso, en construir entornos sociales favorables a la convivencia, que permitan el desarrollo pleno de las personas implicadas y que favorezcan la resolución de problemas. De la misma forma que, a través del juego, los niños construyen marcos de interacción en los que desarrollar su imaginación y su disfrute, y en los que puedan resolver fácilmente conflictos que pudieran impedir ese desarrollo.

Pues bien, en ese momento de pactos previos al juego, que equivaldría a la construcción comunitaria de unas normas de convivencia, los niños van aportando diferentes propuestas. En una incesante lluvia de ideas, cada uno va aportando un leit-motiv, un escenario imaginario, una serie de roles, unas funciones por cada rol, condiciones  de ganador o perdedor, e incluso algunas prohibiciones. Y, mientras van exponiendo, al mismo tiempo van negociando. Por supuesto, a esto tampoco les ha enseñado nadie. De hecho, en cada negociación surgen diferentes dinámicas, diferentes escenarios, […]

404, 2015

Tú también eres anarquista ¡Y lo sabes!

By |9 Comments

Peligrosos Anarquistas

SI te gusta reunirte con familia, amistades o compañeros, y lo hacéis siempre que podéis…

SI organizáis actividades para hacer juntos y decidís entre todos, a vuestra manera, la forma en que hacéis vuestros planes…

SI pactáis reglas propias para jugar a juegos, porque así os parece más entretenido y divertido…

SI tratáis de respetar la forma de ser de cada uno y comprendéis y disfrutáis de vuestras peculiaridades…

SI os ayudáis siempre que podéis los unos a los otros, y cuando uno precisa especialmente de ayuda tratáis el resto de ofrecerle todo el apoyo posible…

SI hacéis todo eso libremente, porque vosotros funcionáis así desde siempre (y precisamente por eso sois compañeros, amigos, o familia)…

SI, en términos generales, crees que las personas somos capaces de organizarnos sin necesidad de que alguien que ni siquiera nos conozca nos diga cómo tenemos que hacer las cosas…

SI, además, te disgusta cuando alguien de fuera te dice cómo tenéis que hacer vuestras cosas, lo que tenéis que hacer, a donde tenéis que ir, si está bien o mal lo que hacéis, o que trate de condicionaros de cualquier otra manera…

SI, en términos generales, tampoco soportas ver cómo algunas personas tratan de imponer su voluntad, por la fuerza, por encima de otras personas…

ENTONCES… es muy probable que, aún sin saberlo, seas anarquista.

SI entiendes que todas estas condiciones enumeradas son necesarias para que exista una comunidad de personas mínimamente cohesionada, ya sea de amigos o de familia…

Y SI crees que cuando tratan de forzarte a convivir con otras personas, u os imponen la forma en que tendríais que relacionaros, no sería posible una cohesión estable ni unas relaciones sanas…

ENTONCES… amigo, es que practicas el anarquismo en facetas tan importantes de tu vida como lo es la amistad o la familia.

POR QUE precisamente todo eso es lo que hacen los anarquistas, ni más ni menos, en todas las facetas de su vida: tratar de organizarse por sí mismos, con sus propios medios, y sin imponer nada a nadie.

¿O qué te pensabas?

#YoTambienSoyAnarquista

2111, 2014

Soñar despiertos

By |2 Comments

Nunca he conseguido dormir regulado según los ciclos circadianos con los que funciona la mayor parte de las personas. Esto me ha hecho ir siempre a remolque, tratando de adaptarme a unos ritmos y unos horarios que no coinciden con mis ritmos biológicos. Don Quijote y los Molinos de VientoLo cual se ha acabado traduciendo, entre otras cosas, en una disminución notable de mis horas de descanso nocturno. Y, no se si será por eso, que tengo una gran facilidad para soñar despierto. Me gusta mucho esa expresión ya que, aunque se suele asociar al ensimismamiento y la evasión de la realidad, para mí es al contrario: es una forma de trasladar un poco del mundo de los sueños a la realidad, del cielo a lo terrenal, de lo mágico e imposible al día a día indefectible. Soñar despierto vendría a ser como la conexión inicial entre lo ideal y lo pragmático. ¿Y qué puede tener de especial conectar ambos mundos como para dedicarle esta pequeña reflexión?

Entendiendo el idealismo (el cielo) como la capacidad de imaginar, de soñar, de proyectar o de desear un estado interno o externo que aún no existe; y entendiendo el pragmatismo (la tierra) como la capacidad de hacer, de construir, de practicar o de materializar nuestro entorno de forma funcional; podríamos decir, esbozando cierta alegoría poética, que:

  • El idealismo sin pragmatismo se evapora como una nube. Precisa de la acción de la lluvia para conectar con la tierra y permitir así que la vida germine.
  • Del mismo modo, el pragmatismo sin idealismo se convierte en tierra yerma. Precisa de nubes que proyecten algo de lluvia sobre la tierra para que ésta sea fértil.
  • Pero, una vez que idealismo y pragmatismo coinciden, no existe tierra, ni asfalto, lo suficientemente árida, o inquebrantable, que impida que quien se lo proponga consiga abrirse camino.

Flores en el Asfalto