1612, 2014

¿Quieres estar bien informado?

By |3 Comments

Importante: ¡¡Usad un lector de rss!!

Por Juanjo Pina:

La revolución no será televisada

Lección sobre el mundo en el que vivís para que podáis daros vuestras propias lecciones. Es una buena lección: léela y compártela. No tengo muchas pero esta sí, sé que es buena y es gratis.

Raro es que yo abra gran cosa de medios de AEDE, aunque me instalaré el bloqueador por si acaso. Básicamente, no los abro porque me resultan anodinos e intrascendentes. Lo que no es mentira está mal contado, y lo que está bien está hueco de referencias y encima es siempre para vender una moto. Suponen un insulto, no a mi inteligencia, sino a mi estupidez. Por eso uso un lector de rss.

Lo que soléis llamar “manipulación” o “corrupción” en materia de medios de comunicación me parece una fruslería, es similar a cuando le pedís al Leviatán que no sea corrupto. ¿Qué esperáis, que se ganen el pan y la sal ofreciendo algo trascendente para vosotros? Ese no es su objetivo, no lo hacen, no lo han hecho, y no lo harán. Porque lo que les pedís sólo lo podéis hacer vosotros, que para eso sabéis lo que os interesa. Y, con suerte, abriréis un blog y con él una conversa sobre aquello en lo que pensáis que podéis aportar algo, pasando de objetos a sujetos.

El Marca tiene información más trascendente que el País y no te dicen que te vayan a arreglar la vida, salen tías buenas y maromos, y cuando pone “3-1”, por lo menos sabes que es verdad. Así que usad un lector de rss.

Usad un puñetero lector de rss, seréis más felices. Yo uso uno propio, muy majete, pero este que os enlazo, feedly, es gratis y lo podéis usar los que queráis. Cuando le hayáis metido esas cosas que os interesan y os parecen importantes y cada día les echéis un vistazo, tendréis muchísima más información por minuto leído y sentiréis algo parecido a estar en el monte respirando tras haber pasado mucho tiempo enchufados a un tubo de escape.

Información

Y si no sabéis por dónde empezar, os mando un .opml […]

1310, 2014

…hacia una Educación de Dominio Público

By |14 Comments

Control SocialTal y como comentábamos en la publicación anterior, son los Estados y sus gobiernos cambiantes los propietarios por la fuerza de los actuales sistemas educativos. Por eso, al no permitirse su administración, planificación o gestión por parte de los propios profesionales y usuarios, al final lo que se denomina como ‘Educación Pública’ resulta atender a intereses y necesidades del Estado más que a los intereses y las necesidades de la población misma.

De esta forma, la educación queda atrapada en la falacia del constructivismo social que denunciaba Hayek. El constructivismo social se basa en la creencia de que la realidad social puede ser construida, modificada y controlada, en toda su complejidad, al antojo de cualquier entidad reguladora con capacidad para imponer sus reglas. Sin embargo la educación, al igual que ocurrió con el lenguaje o la economía, son funciones que, por su necesidad en la construcción de una sociedad, surgieron desde un principio de forma espontánea y han ido evolucionando de forma natural hacia estructuras más complejas y estables (como es hoy en día el amplio cuerpo teórico de la pedagogía y lo es también la cantidad de recursos y metodologías que han ido surgiendo de la propia práctica docente). Históricamente, la educación no se comienza a practicar por la existencia previa de un gobierno que la organice, sino que se trata de un proceso connatural a la condición social del ser humano. Y, precisamente por tratarse de una función social básica y necesaria, ha sido por lo que pasó a señalarse como uno de los objetivos principales para ser intervenido por los incipientes estados modernos.

Constructivismo Social HayekLa educación no nos fue expropiada por los Estados para asegurarla a todas las poblaciones. Fue expropiada por la fuerza (a golpe de decreto) para asegurarse que así cumpliría la función que los mismos Estados precisaban, esto es: para infundir la necesidad de vivir bajo un orden estatal; para inculcarnos el nacionalismo; y para amoldarnos a la estructura económica decidida por los gobernantes. De la necesidad del cumplimiento de tales objetivos es de donde surgió el carácter obligatorio y universal de la Educación Pública. La educación no se estatalizó por puro altruismo. Desengañémonos. Si hubiera sido así, los Estados habrían cedido su gestión a los propios profesionales y usuarios (que son quienes realmente conocen las necesidades educacionales y disponen de los mejores recursos para atenderlas) en lugar de tratar de intervenir y controlar todo el proceso educativo.

Esta exposición sobre el desarrollo histórico en […]