1511, 2015

Estamos indefensos

By |2 Comments

atentados_ParisSi hay algo que están evidenciando los brutales atentados ocurridos estos últimos años en el mundo occidental, es la enorme indefensión en la que vivimos sumidas las poblaciones modernas. Cuando alguien decide hacer daño a una población civil cualquiera, en la práctica dicha población se divide arbitrariamente en: víctimas, que son las personas que sufren daños y pérdidas de forma directa; o en potenciales víctimas, conciudadanos y personas que de alguna forma se sienten cercanas o relativamente identificadas por cercanía con las víctimas, y cuya máxima capacidad de respuesta se limita a mostrar solidaridad con las víctimas.

Esta solidaridad en muy pocos casos se expresará de forma efectiva con apoyo y atención directos, y mayoritariamente, como ya estamos siendo testigos estos días, se manifestará mediante algún tipo de demostración simbólica. Pero hay algo que sí comparten en común tanto las víctimas como las potenciales víctimas y que, al final, es lo que se queda: un sentimiento generalizado de absoluta indefensión y de miedo.

Y no es de extrañar que éste sea el sentimiento más extendido, ya que toda la capacidad de defensa de la población civil ante cualquier tipo de ataque es competencia exclusiva de las fuerzas de seguridad y de los hombres de estado. Sólo el estado puede decidir y actuar al respecto. Pero, a tenor de la evolución que hemos podido observar en materia de defensa y antiterrorismo en los últimos años, está quedando suficientemente claro que, por más protocolos de seguridad que se implementen, por más control en las fronteras que se lleven a cabo, y por más especialización de las fuerzas especiales y militares que se haga efectiva, los estados siguen siendo incapaces de evitar que sucedan ataques de esta magnitud. poblacion_huyendo Nos prometen respuestas contundentes contra los responsables de los ataques, así como diversas ayudas y consolaciones para las personas que han sufrido pérdidas irreparables. Nos piden, por todo esto, que confiemos nuevamente nuestra seguridad en ellos, cediendo incluso alguna más de nuestras libertades si fuera necesario.

Pero la verdad es que no están siendo capaces de impedir que estos ataques y pérdidas sigan sucediendo. Y una vez que suceden nos encontramos completamente vendidos, limitados como mucho a tratar de huir, ya que defendernos a nosotros mismos no es una de las facultades que […]

107, 2015

Lo que sí podemos hacer con la Ley Mordaza

By |3 Comments

Ley_Mordaza_MultaMucho se ha escrito ya, analizado, debatido, enumerado y también difundido, acerca de todo lo que NO podremos hacer a partir de la entrada en vigor de la Ley Mordaza este 1 de Julio. Nos podemos hacer una idea bastante clara de lo que va a suponer para buena parte del activismo. Sin embargo, y por desgracia, muy poco estamos hablando sobre todo aquello que SÍ podríamos hacer aún a pesar de la aplicación de dicha ley retrógrada y fascista. Conste que, con esto, no pretendo en absoluto plantear que asumamos, sin más, una actitud conformista o buenrollista. La inminente, llamémosla, Ley Mierdaza supone una nueva agresión intolerable que se suma a toda la serie de medidas de control ciudadano que llevan implantándose, mermando derechos y libertades civiles de forma constante y progresiva bajo toda clase de gobiernos, desde el inicio de la democracia.

Tampoco voy a hacer ninguna especie de compendio con todas aquellas actividades o acciones que sí podemos hacer aún con la implantación de esta nueva ley. El motivo es que resultaría ser un listado, sin duda alguna, interminable y en constante evolución. Más bien, la intención que hay detrás de este escrito es invitar a quienes lo compartáis a cambiar el chip sobre la forma de encarar la implantación de la susodicha ley.ley-mordaza-seguridad-ciudadana Cuando hablamos con tanta insistencia sobre todo aquello que NO podremos hacer, lo que estamos haciendo realmente es otorgar un protagonismo excesivo a los responsables de la prohibición, dando una mayor importancia aún si cabe a su poder y su capacidad de influencia sobre el imaginario colectivo. Y esto, posiblemente, nos está resultando contraproducente.

Ahora bien, si cambiamos el foco de atención y reflexionamos sobre aquellas cosas que sí podríamos hacer, o continuar haciendo, y sobre cuáles podrían ser más eficientes para el activismo que desarrollamos, lo que estamos haciendo es ponernos a nosotros mismos también como protagonistas, y ya no tanto como simples figurantes o extras limitados a hacer algo de bulto a merced de los designios de quien controla el escenario. Nos situamos a nosotros mismos en el tablero, permitiéndonos desarrollar la capacidad de tomar posiciones en él y plantearnos posibles estrategias y movimientos de un modo proactivo, y no meramente contestatario o reactivo.

Lanzo, por tanto, esta invitación para que empecemos a pensar sobre cómo poder seguir desarrollando nuestra actividad aún a pesar de los nuevos obstáculos, para que nos planteemos si nos pudiera interesar o no cambiar […]

1812, 2014

¿En qué te afecta la persecución del activismo anarquista?

By |11 Comments

Cada cierto tiempo, los medios de comunicación masivos (al unísono, con inmediatez y sin presunciones) nos informan de la detención de algunos colectivos de personas bajo acusaciones de terrorismo o vandalismo, pero que con el tiempo se acaba descubriendo que responden a motivos puramente ideológicos. Y esto es el pan de cada día en plena democracia. En el sistema de sistemas, en la presunta sociedad de los derechos y de las oportunidades… se siguen sucediendo detenciones y encarcelamientos de personas tan sólo por pensar de una determinada forma y expresarlo libremente, aún cuando la propia constitución de dicha democracia asegura amparar tales derechos.

Uno de los casos más sonados, ocurrió a finales del año 2014, cuando se procedió a la detención de una quincena de personas bajo la denominada #OperaciónPandora, coordinada entre la Audiencia Nacional y los Mossos d’Esquadra, y dirigida contra el “terrorismo anarquista” en uno de sus supuestos centros neurálgicos conocido como la Kasa de la Muntanya. Así tal cual.

Pues bien, hablemos claro. Ni los medios nos informan. Ni esas personas fueron detenidas. Ni la justicia es independiente. Ni los centros okupados organizan ningún terrorismo. Ni el anarquismo es terrorista. NO. La realidad es que los medios nos manipulan. Que estas personas han sido secuestradas. Que la Audiencia Nacional sirve a intereses políticos. Que los centros okupados lo único que organizan son actividades sociales en sus barrios.Libertad_anarquistas_detenidos Y que el anarquismo es una ideología que se sostiene principalmente a través de valores como la libertad, la no imposición, la solidaridad, el apoyo mutuo y la autonomía.

La Operación Pandora supuso una clara persecución contra los colectivos de ideología libertaria, una desviación del foco de atención bien lejos de la corrupción política, una burda manipulación mediática, una invención sacada de la chistera para justificar leyes totalitaristas de la magnitud de la inminente Ley Mordazaun espionaje ilegal de lo más cutre que evidencia la premeditación de dicho operativo, una chapuza de operativo en el que tan sólo se ha logrado incautar peligrosos ordenadores, móviles y libretas, y para lo cual se destrozó buena parte de mobiliario urbano e incluso se llegó a irrumpir con violencia y de madrugada en viviendas de ancianos. Debían haberla llamado #OperaciónPandereta.

Pero ahí no quedó la cosa. Al momento de empezar a conocerse la noticia, cientos de miles de […]

1310, 2014

…hacia una Educación de Dominio Público

By |14 Comments

Control SocialTal y como comentábamos en la publicación anterior, son los Estados y sus gobiernos cambiantes los propietarios por la fuerza de los actuales sistemas educativos. Por eso, al no permitirse su administración, planificación o gestión por parte de los propios profesionales y usuarios, al final lo que se denomina como ‘Educación Pública’ resulta atender a intereses y necesidades del Estado más que a los intereses y las necesidades de la población misma.

De esta forma, la educación queda atrapada en la falacia del constructivismo social que denunciaba Hayek. El constructivismo social se basa en la creencia de que la realidad social puede ser construida, modificada y controlada, en toda su complejidad, al antojo de cualquier entidad reguladora con capacidad para imponer sus reglas. Sin embargo la educación, al igual que ocurrió con el lenguaje o la economía, son funciones que, por su necesidad en la construcción de una sociedad, surgieron desde un principio de forma espontánea y han ido evolucionando de forma natural hacia estructuras más complejas y estables (como es hoy en día el amplio cuerpo teórico de la pedagogía y lo es también la cantidad de recursos y metodologías que han ido surgiendo de la propia práctica docente). Históricamente, la educación no se comienza a practicar por la existencia previa de un gobierno que la organice, sino que se trata de un proceso connatural a la condición social del ser humano. Y, precisamente por tratarse de una función social básica y necesaria, ha sido por lo que pasó a señalarse como uno de los objetivos principales para ser intervenido por los incipientes estados modernos.

Constructivismo Social HayekLa educación no nos fue expropiada por los Estados para asegurarla a todas las poblaciones. Fue expropiada por la fuerza (a golpe de decreto) para asegurarse que así cumpliría la función que los mismos Estados precisaban, esto es: para infundir la necesidad de vivir bajo un orden estatal; para inculcarnos el nacionalismo; y para amoldarnos a la estructura económica decidida por los gobernantes. De la necesidad del cumplimiento de tales objetivos es de donde surgió el carácter obligatorio y universal de la Educación Pública. La educación no se estatalizó por puro altruismo. Desengañémonos. Si hubiera sido así, los Estados habrían cedido su gestión a los propios profesionales y usuarios (que son quienes realmente conocen las necesidades educacionales y disponen de los mejores recursos para atenderlas) en lugar de tratar de intervenir y controlar todo el proceso educativo.

Esta exposición sobre el desarrollo histórico en […]

910, 2014

De la educación pública…

By |8 Comments

Desde hace unos años, poco después del inicio de la crisis y a raíz de los consiguientes recortes, ha ido surgiendo toda una serie de movilizaciones en torno a la educación pública. Éstas se han ido expresando desde multitudinarias manifestaciones sindicales contra los recortes presupuestarios y contra las congelaciones y sustracciones salariales; pasando por la consolidación de la llamada marea verde, que aglutina a diversos colectivos sociales además de los sindicales; y llegando hasta la aparición de focos algo más rebeldes orientados hacia prácticas de desobediencia civil (negándose a llevar a los niños a la escuela, llevando a cabo encierros en los centros, irrumpiendo en actos políticos, o cortando carreteras en señal de protesta), y otros focos orientados también a impulsar huelgas generales indefinidas o a realizar llamamientos y asesoramientos para la insumisión a la nueva ley educativa (LOMCE). Todo ello bajo el lema incondicional: ESCUELA PÚBLICA DE TOD@S PARA TOD@S.

En pocos años mucho se ha caminado, mucho se ha debatido, mucho se ha gritado y mucho se ha organizado para oponerse al modelo político de recortes en la inversión educativa. Sin embargo, dentro del mismo marco de insatisfacción y protesta, poco se ha hablado y se ha pensado respecto al propio modelo de escuela pública. Me refiero acerca de la educación en sí misma, sobre su función social e individual, acerca de cómo facilitar dicha función, qué impedimentos existen y cómo podrían resolverse para impulsar mejoras que beneficien a los propios implicados. Cuando se reclama una educación de calidad… ¿por qué se le pide a los gobernantes y se enfoca principalmente en las partidas presupuestarias? Sí, por supuesto que el aspecto económico es importante, pero de ahí a exigir una educación de calidad a los políticos…¿quién si no los propios docentes van a tener mayores competencias para asegurar dicha calidad? ¿O acaso se considera en general que el actual modelo educativo es inmejorable y tan sólo es necesaria una mayor inversión que asegure una suficiente capacidad material y una justa satisfacción salarial?

La cesión de la Educación Pública.

Manifestación EducaciónEs cierto que han habido personas que, desde su limitado ámbito de actuación particular, han hecho notables esfuerzos por atender la calidad de la educación desde una perspectiva proactiva, y no sólo implorativa. Pero no puedo evitar preguntarme si el actual escenario educativo se encontraría en el mismo punto suponiendo, desde un principio y por […]

1709, 2014

El origen de la violencia

By |16 Comments

Cuando hablamos de violencia es muy frecuente, casi inevitable, la aparición de discrepancias y controversias entre los interlocutores. Es posible que esto sea debido a que el término ‘violencia’ se utiliza de forma constante, desde diferentes ámbitos e ideologías, con marcados intereses propagandísticos. Sin embargo la violencia no es ningún término que por sí mismo revista de ambigüedad alguna, pues por naturaleza todas las personas somos conscientes o intuimos cuándo estamos sufriendo algún grado de violencia más allá de cuestiones legalistas o de costumbres sociales. Por este motivo, trataré de abordar esta reflexión lo más asépticamente posible con el objeto de discernir dónde se encuentra realmente el origen de la violencia tanto en cualquier situación concreta como también en el contexto general en el que vivimos hoy. Para ello, prestaremos más atención a ese sexto sentido que, desde nuestros más ancestrales orígenes, nos ha permitido poner en alerta nuestro organismo ante una situación que pudiéramos valorar de agresión hostil, y al mismo tiempo nos despojaremos y evitaremos caer en el relativismo y la confusión en que se sumerge el concepto de violencia bajo la intencional influencia del costumbrismo social, de los valores transmitidos por  las instituciones más influyentes, de la educación recibida, o incluso de las propias leyes.

Etimología del término.

La palabra violencia procede de la unión del latín vis- (fuerza) con el sufijo -lentus (contínuo), cuya conjunción ‘violentia’ vendría a significar “uso continuado de la fuerza“, y cuya forma verbal ‘violare‘ explícitamente significaba “agredir“.  En el diccionario de la RAE, sin embargo, podemos observar cómo le han otorgado una serie de definiciones que relativizan el término y lo orientan hacia significados algo alejados del sentido original de la palabra. Por ejemplo:

  • Considera como violento todo aquello que se encuentre fuera de la “normalidad” [definiciones 1 y 6];
  • Añade la condición de contener cierto grado de intensidad [definición 3], sin especificar en qué grado se empieza a considerar violento o no;
  • Subjetiviza el término completamente [definiciones 4 y 8], anulando la posibilidad de que una persona que no sea consciente de estar siendo agredida sí esté realmente siendo víctima de la violencia;Guernica Picasso
  • Lo asocia a una emoción que generalmente se manifiesta con ausencia de control [definición 5], como si no existieran formas de ejercer la violencia perfectamente planificadas u orientadas a imponer un orden determinado (significado que, de hecho, no se considera en ninguna de […]