1901, 2016

¿Vientos de cambio?

By |6 Comments

podemoscongresoLa aparición en el antro de los diputados del look informal de Alberto Rodríguez, así como la del bebé hambriento de Carolina Bescansa, han supuesto una operación de marketing político de lo más efectivo en favor de esos nuevos partidos que ocupan por primera vez sus asientos en el congreso. Hasta tal punto ha sido efectiva esta campaña que, en buena parte de mi entorno inmediato, parece haberse despertado la ilusión de una supuesta lucha de clases que habría logrado extenderse hasta las mismas entrañas del congreso. Nada más lejos de la realidad…

Ni unas rastas ni una demostración de lactancia materna en el hemiciclo hacen que esas personas inexorablemente sean de nuestra misma clase. Bajo esa apariencia, y tras esa campaña de marketing, la realidad continúa dividiéndose entre gobernantes y gobernados. Da igual como se vistan, o la ideología que tengan. No os confundáis. Os podrán parecer más cercanos, sí, pero no dejan de ser personas que se creen elegidas por la gracia divina para decidir por todos nosotros, para jugar con el fruto de nuestro trabajo y con nuestros recursos, como si fuéramos todos piezas sobre un maldito tablero de Risk. No convirtáis sus trifulcas en las vuestras.Apaga_la_tele_para_siempre Vuestra realidad está delante de vuestros ojos, a vuestro alrededor, con la gente con la que os relacionáis. No está dentro del televisor.

Esas personas pretenden guiar los destinos de cada una de nosotras y, así, decidirán sobre cuáles habrán de ser nuestras obligaciones, sobre los contenidos que habremos de estudiar, sobre cómo tendremos que organizar nuestras vidas, y sobre qué se hará con los recursos y los espacios del territorio en el que vivimos. Y lo harán con ese hálito de superioridad que les da tomar uno de esos exclusivos asientos de la cámara de representantes. Esa superioridad no la otorga un traje ni un vestido con clase, ni tampoco una correción protocolaria impecable. Se la brinda la poltrona; ese trono compartido que al final decidirá sobre todas nuestras vidas; esos 350 asientos cuyos acuerdos se impondrán sobre las voluntades, las voces y las vidas de más de 47 millones de personas. Semejante aberración organizativa resulta una absoluta inmoralidad, fueran quienes fueran los elegidos para guiar nuestros destinos.

[…]

801, 2016

¿Y si tuviéramos que empezar de cero?

By |3 Comments

El_señor_de_las_moscas«Las gentes se robarían y matarían unos a otros si no hubiera gobierno ni ley», piensan algunos. Pero, realmente, ¿por qué harían algo así?

Supón que tú, yo y muchos otros, hemos sufrido un naufragio y nos encontramos en una isla rica en toda clase de frutos. Por supuesto, tenemos que ponernos a trabajar para recoger el alimento.

Supón ahora que, de repente, uno de nosotros declara que todo le pertenece y que nadie podría tener un solo bocado a no ser que primero pagase tributo por él. Nos indignaríamos, ¿no es verdad? Pero también nos reiríamos de sus pretensiones. Si intentara hacer problema sobre ese asunto, tal vez lo arrojaríamos al mar, y le estaría bien merecido, ¿no es así?

Supón además que, pasado el tiempo, nosotros mismos y nuestros antepasados hayamos cultivado la isla y la hayamos abastecido de todo lo que se necesita para la vida y la comodidad, y llegara desde el mar alguien que pretendiera que todo es suyo. ¿Qué diríamos? Ni siquiera haríamos caso de él, ¿no es así? Como mucho le diríamos que podríamos compartir con él si se uniera a nuestro trabajo.

Pero supón que insiste en su propiedad y que saca un trozo de papel y dice que eso prueba que todo le pertenece… Le diríamos que está loco y nos iríamos a nuestros asuntos.

represión-brasil-indigenas-kayapoPero, ¿y si tuviera un gobierno que lo respaldara en sus pretensiones? Sin duda, apelaría a él para la protección de «sus derechos» y el gobierno enviaría a la policía y a los soldados, que nos expropiarían, que nos desahuciarían y que pondrían «en posesión al propietario legal».

Esa, amigo, es la función del gobierno; esa es la razón por la que existe el gobierno y lo que está haciendo constantemente.

Ahora bien, ¿sigues pensando que sin esa cosa llamada gobierno nos robaríamos y nos mataríamos mutuamente?

¿No es más bien verdad que con el gobierno ya robamos y matamos? Porque el gobierno no nos asegura en nuestras posesiones justas, sino que, por el contrario, nos las arrebata para el beneficio de aquellos que no tienen derecho sobre ellas.

Si te despertaras mañana y supieras que ya no hay gobierno, ¿sería tu primer pensamiento lanzarte a la calle y matar a […]

107, 2015

Lo que sí podemos hacer con la Ley Mordaza

By |3 Comments

Ley_Mordaza_MultaMucho se ha escrito ya, analizado, debatido, enumerado y también difundido, acerca de todo lo que NO podremos hacer a partir de la entrada en vigor de la Ley Mordaza este 1 de Julio. Nos podemos hacer una idea bastante clara de lo que va a suponer para buena parte del activismo. Sin embargo, y por desgracia, muy poco estamos hablando sobre todo aquello que SÍ podríamos hacer aún a pesar de la aplicación de dicha ley retrógrada y fascista. Conste que, con esto, no pretendo en absoluto plantear que asumamos, sin más, una actitud conformista o buenrollista. La inminente, llamémosla, Ley Mierdaza supone una nueva agresión intolerable que se suma a toda la serie de medidas de control ciudadano que llevan implantándose, mermando derechos y libertades civiles de forma constante y progresiva bajo toda clase de gobiernos, desde el inicio de la democracia.

Tampoco voy a hacer ninguna especie de compendio con todas aquellas actividades o acciones que sí podemos hacer aún con la implantación de esta nueva ley. El motivo es que resultaría ser un listado, sin duda alguna, interminable y en constante evolución. Más bien, la intención que hay detrás de este escrito es invitar a quienes lo compartáis a cambiar el chip sobre la forma de encarar la implantación de la susodicha ley.ley-mordaza-seguridad-ciudadana Cuando hablamos con tanta insistencia sobre todo aquello que NO podremos hacer, lo que estamos haciendo realmente es otorgar un protagonismo excesivo a los responsables de la prohibición, dando una mayor importancia aún si cabe a su poder y su capacidad de influencia sobre el imaginario colectivo. Y esto, posiblemente, nos está resultando contraproducente.

Ahora bien, si cambiamos el foco de atención y reflexionamos sobre aquellas cosas que sí podríamos hacer, o continuar haciendo, y sobre cuáles podrían ser más eficientes para el activismo que desarrollamos, lo que estamos haciendo es ponernos a nosotros mismos también como protagonistas, y ya no tanto como simples figurantes o extras limitados a hacer algo de bulto a merced de los designios de quien controla el escenario. Nos situamos a nosotros mismos en el tablero, permitiéndonos desarrollar la capacidad de tomar posiciones en él y plantearnos posibles estrategias y movimientos de un modo proactivo, y no meramente contestatario o reactivo.

Lanzo, por tanto, esta invitación para que empecemos a pensar sobre cómo poder seguir desarrollando nuestra actividad aún a pesar de los nuevos obstáculos, para que nos planteemos si nos pudiera interesar o no cambiar […]

404, 2015

Tú también eres anarquista ¡Y lo sabes!

By |9 Comments

Peligrosos Anarquistas

SI te gusta reunirte con familia, amistades o compañeros, y lo hacéis siempre que podéis…

SI organizáis actividades para hacer juntos y decidís entre todos, a vuestra manera, la forma en que hacéis vuestros planes…

SI pactáis reglas propias para jugar a juegos, porque así os parece más entretenido y divertido…

SI tratáis de respetar la forma de ser de cada uno y comprendéis y disfrutáis de vuestras peculiaridades…

SI os ayudáis siempre que podéis los unos a los otros, y cuando uno precisa especialmente de ayuda tratáis el resto de ofrecerle todo el apoyo posible…

SI hacéis todo eso libremente, porque vosotros funcionáis así desde siempre (y precisamente por eso sois compañeros, amigos, o familia)…

SI, en términos generales, crees que las personas somos capaces de organizarnos sin necesidad de que alguien que ni siquiera nos conozca nos diga cómo tenemos que hacer las cosas…

SI, además, te disgusta cuando alguien de fuera te dice cómo tenéis que hacer vuestras cosas, lo que tenéis que hacer, a donde tenéis que ir, si está bien o mal lo que hacéis, o que trate de condicionaros de cualquier otra manera…

SI, en términos generales, tampoco soportas ver cómo algunas personas tratan de imponer su voluntad, por la fuerza, por encima de otras personas…

ENTONCES… es muy probable que, aún sin saberlo, seas anarquista.

SI entiendes que todas estas condiciones enumeradas son necesarias para que exista una comunidad de personas mínimamente cohesionada, ya sea de amigos o de familia…

Y SI crees que cuando tratan de forzarte a convivir con otras personas, u os imponen la forma en que tendríais que relacionaros, no sería posible una cohesión estable ni unas relaciones sanas…

ENTONCES… amigo, es que practicas el anarquismo en facetas tan importantes de tu vida como lo es la amistad o la familia.

POR QUE precisamente todo eso es lo que hacen los anarquistas, ni más ni menos, en todas las facetas de su vida: tratar de organizarse por sí mismos, con sus propios medios, y sin imponer nada a nadie.

¿O qué te pensabas?

#YoTambienSoyAnarquista

1812, 2014

¿En qué te afecta la persecución del activismo anarquista?

By |11 Comments

Cada cierto tiempo, los medios de comunicación masivos (al unísono, con inmediatez y sin presunciones) nos informan de la detención de algunos colectivos de personas bajo acusaciones de terrorismo o vandalismo, pero que con el tiempo se acaba descubriendo que responden a motivos puramente ideológicos. Y esto es el pan de cada día en plena democracia. En el sistema de sistemas, en la presunta sociedad de los derechos y de las oportunidades… se siguen sucediendo detenciones y encarcelamientos de personas tan sólo por pensar de una determinada forma y expresarlo libremente, aún cuando la propia constitución de dicha democracia asegura amparar tales derechos.

Uno de los casos más sonados, ocurrió a finales del año 2014, cuando se procedió a la detención de una quincena de personas bajo la denominada #OperaciónPandora, coordinada entre la Audiencia Nacional y los Mossos d’Esquadra, y dirigida contra el “terrorismo anarquista” en uno de sus supuestos centros neurálgicos conocido como la Kasa de la Muntanya. Así tal cual.

Pues bien, hablemos claro. Ni los medios nos informan. Ni esas personas fueron detenidas. Ni la justicia es independiente. Ni los centros okupados organizan ningún terrorismo. Ni el anarquismo es terrorista. NO. La realidad es que los medios nos manipulan. Que estas personas han sido secuestradas. Que la Audiencia Nacional sirve a intereses políticos. Que los centros okupados lo único que organizan son actividades sociales en sus barrios.Libertad_anarquistas_detenidos Y que el anarquismo es una ideología que se sostiene principalmente a través de valores como la libertad, la no imposición, la solidaridad, el apoyo mutuo y la autonomía.

La Operación Pandora supuso una clara persecución contra los colectivos de ideología libertaria, una desviación del foco de atención bien lejos de la corrupción política, una burda manipulación mediática, una invención sacada de la chistera para justificar leyes totalitaristas de la magnitud de la inminente Ley Mordazaun espionaje ilegal de lo más cutre que evidencia la premeditación de dicho operativo, una chapuza de operativo en el que tan sólo se ha logrado incautar peligrosos ordenadores, móviles y libretas, y para lo cual se destrozó buena parte de mobiliario urbano e incluso se llegó a irrumpir con violencia y de madrugada en viviendas de ancianos. Debían haberla llamado #OperaciónPandereta.

Pero ahí no quedó la cosa. Al momento de empezar a conocerse la noticia, cientos de miles de […]

1611, 2014

Que nadie decida por ti

By |11 Comments

Si Derechos o Concesionesel cumplimiento de tus derechos depende de la decisión de otra persona, o institución, entonces dejan de ser derechos para pasar a ser meras concesiones.

Nos educaron haciéndonos creer que existe un Estado y una Justicia que velan por nuestros derechos, y que sólo a través de ellos es como podrían garantizarse. Sin embargo, cada vez hay más pobreza, más abusos, más explotación, más gente durmiendo en la calle y más represión, mientras que al otro lado de la estructura social son los privilegios los que se mantienen protegidos por las fuerzas del orden. De su orden, por supuesto. Un orden que sólo se puede mantener, paradójicamente, haciéndose valer del uso de la coacción y de la fuerza. Esto es, un orden violento.

¿Aún no ves la mentira? No existen tales derechos, no existe tal justicia, ni existe tal orden. Al menos, no existen tal y como nos lo contaron. No a nuestro auténtico servicio. Y mientras continuemos esperando a que sean otras personas quienes traten de concedernos unos u otros derechos, continuaremos siendo simples marionetas. Eternos dependientes.

Filosoraptor anarquistaSólo nosotros podemos definir nuestros derechos, para que sean considerados como tales, y sólo nosotros podemos protegerlos. Cuestionando toda autoridad, sea ésta explícita o tácita. Rompiendo nuestra dependencia ante cualquiera que se arrogue la potestad y sapiencia inequívoca de representar nuestros derechos. Hablando, reflexionando y actuando sobre cualquier cosa que sea de nuestro interés o en la que estemos involucrados, en nuestras relaciones personales, en nuestros trabajos, en nuestros barrios, en nuestros negocios… y sin olvidar que no estamos solos. Que podemos pactar normas y respetar acuerdos entre nosotros. Que podemos también comerciar, compartir y construir espacios, productos y servicios sin necesidad de que nadie nos diga cómo hacerlo. Que somos, al fin y al cabo, quienes movemos el mundo. Nuestro mundo.

Como decía Tyler Durden: “Veo mucho potencial, pero está desperdiciado. Toda una generación trabajando en gasolineras, sirviendo mesas, o siendo esclavos oficinistas. La publicidad nos hace desear coches y ropas, tenemos empleos que odiamos para comprar mierda que no necesitamos. Somos los hijos malditos de la historia, desarraigados y sin objetivos […]”, pero “no sois vuestra cuenta corriente. No sois el coche que tenéis, ni el contenido de vuestra cartera. No sois vuestros pantalones. Sois la […]