1812, 2014

¿En qué te afecta la persecución del activismo anarquista?

By |11 Comments

Cada cierto tiempo, los medios de comunicación masivos (al unísono, con inmediatez y sin presunciones) nos informan de la detención de algunos colectivos de personas bajo acusaciones de terrorismo o vandalismo, pero que con el tiempo se acaba descubriendo que responden a motivos puramente ideológicos. Y esto es el pan de cada día en plena democracia. En el sistema de sistemas, en la presunta sociedad de los derechos y de las oportunidades… se siguen sucediendo detenciones y encarcelamientos de personas tan sólo por pensar de una determinada forma y expresarlo libremente, aún cuando la propia constitución de dicha democracia asegura amparar tales derechos.

Uno de los casos más sonados, ocurrió a finales del año 2014, cuando se procedió a la detención de una quincena de personas bajo la denominada #OperaciónPandora, coordinada entre la Audiencia Nacional y los Mossos d’Esquadra, y dirigida contra el “terrorismo anarquista” en uno de sus supuestos centros neurálgicos conocido como la Kasa de la Muntanya. Así tal cual.

Pues bien, hablemos claro. Ni los medios nos informan. Ni esas personas fueron detenidas. Ni la justicia es independiente. Ni los centros okupados organizan ningún terrorismo. Ni el anarquismo es terrorista. NO. La realidad es que los medios nos manipulan. Que estas personas han sido secuestradas. Que la Audiencia Nacional sirve a intereses políticos. Que los centros okupados lo único que organizan son actividades sociales en sus barrios.Libertad_anarquistas_detenidos Y que el anarquismo es una ideología que se sostiene principalmente a través de valores como la libertad, la no imposición, la solidaridad, el apoyo mutuo y la autonomía.

La Operación Pandora supuso una clara persecución contra los colectivos de ideología libertaria, una desviación del foco de atención bien lejos de la corrupción política, una burda manipulación mediática, una invención sacada de la chistera para justificar leyes totalitaristas de la magnitud de la inminente Ley Mordazaun espionaje ilegal de lo más cutre que evidencia la premeditación de dicho operativo, una chapuza de operativo en el que tan sólo se ha logrado incautar peligrosos ordenadores, móviles y libretas, y para lo cual se destrozó buena parte de mobiliario urbano e incluso se llegó a irrumpir con violencia y de madrugada en viviendas de ancianos. Debían haberla llamado #OperaciónPandereta.

Pero ahí no quedó la cosa. Al momento de empezar a conocerse la noticia, cientos de miles de […]

2110, 2014

Activismo en la red

By |8 Comments

Hace exactamente diez meses estrené este blog. Y, para ser justo, debo mencionar expresamente que ocurrió así, y en aquel momento, gracias a la inestimable conversación mantenida con maese Juanjo. Hoy me apetecía hacer una pequeña retrospectiva Juanjosobre el proceso que ha supuesto para mí abrir este espacio, que ya ha cogido algo de cuerpo (aunque prácticamente acaba de nacer), para tratar de dar cierto sentido tanto a su enorme utilidad como también al desarrollo que ha ido adquiriendo en relación al activismo que desde hace años venía desarrollando.

No voy a analizar la cantidad de posibles prácticas de activismo, ni la cantidad de perfiles de activistas, que existen. Para este repaso, bastará con centrarnos en el hecho de que, el que más o el que menos, desarrolla parte de su actividad en la red. Y que la forma en que se emplea dicha actividad sí que determina si ésta acaba siendo más o menos productiva para el activismo que se pretenda desarrollar. Tal y como comencé a relatar al estreno de este blog, el activismo exige de una serie de actos o acciones que habrán de producir un cambio en una dirección concreta, por lo que no será suficiente con sólo generar inercias o movimientos sin más, sino que éstos tendrán que ser intencionados y además deberán generar algún cambio en el sentido deseado.

En este aspecto, después de un par de años de convulso activismo y numerosas manifestaciones que resultaron ser tan grandes como efímeras, pero que también me permitieron poder a conocer a personas muy válidas e influyentes para mí, comprobé que dicha actividad se organizaba y giraba principalmente en torno a masificadas, desorganizadas y poco prácticas redes sociales que hacían un flaco favor a la pretendida intención transformadora de aquellos grandes movimientos.

Fueron varios los peligros que advertí de las redes sociales: como la cantidad de información con la que era bombardeado a diario, en extremo caótica y absorvente; una creciente amalgama de cientos de propuestas inabarcables; una insalvable endogamia; y la tendencia homogeneizante derivada de la pasiva cultura de la adhesión, entre muchos otros peligros y obstáculos que detallé en su momentoSayonara FacebookEfectivamente, comprobé que no se puede estar en todo y que no todo valía. Que no todo valía ni para mí, […]

1709, 2014

El origen de la violencia

By |16 Comments

Cuando hablamos de violencia es muy frecuente, casi inevitable, la aparición de discrepancias y controversias entre los interlocutores. Es posible que esto sea debido a que el término ‘violencia’ se utiliza de forma constante, desde diferentes ámbitos e ideologías, con marcados intereses propagandísticos. Sin embargo la violencia no es ningún término que por sí mismo revista de ambigüedad alguna, pues por naturaleza todas las personas somos conscientes o intuimos cuándo estamos sufriendo algún grado de violencia más allá de cuestiones legalistas o de costumbres sociales. Por este motivo, trataré de abordar esta reflexión lo más asépticamente posible con el objeto de discernir dónde se encuentra realmente el origen de la violencia tanto en cualquier situación concreta como también en el contexto general en el que vivimos hoy. Para ello, prestaremos más atención a ese sexto sentido que, desde nuestros más ancestrales orígenes, nos ha permitido poner en alerta nuestro organismo ante una situación que pudiéramos valorar de agresión hostil, y al mismo tiempo nos despojaremos y evitaremos caer en el relativismo y la confusión en que se sumerge el concepto de violencia bajo la intencional influencia del costumbrismo social, de los valores transmitidos por  las instituciones más influyentes, de la educación recibida, o incluso de las propias leyes.

Etimología del término.

La palabra violencia procede de la unión del latín vis- (fuerza) con el sufijo -lentus (contínuo), cuya conjunción ‘violentia’ vendría a significar “uso continuado de la fuerza“, y cuya forma verbal ‘violare‘ explícitamente significaba “agredir“.  En el diccionario de la RAE, sin embargo, podemos observar cómo le han otorgado una serie de definiciones que relativizan el término y lo orientan hacia significados algo alejados del sentido original de la palabra. Por ejemplo:

  • Considera como violento todo aquello que se encuentre fuera de la “normalidad” [definiciones 1 y 6];
  • Añade la condición de contener cierto grado de intensidad [definición 3], sin especificar en qué grado se empieza a considerar violento o no;
  • Subjetiviza el término completamente [definiciones 4 y 8], anulando la posibilidad de que una persona que no sea consciente de estar siendo agredida sí esté realmente siendo víctima de la violencia;Guernica Picasso
  • Lo asocia a una emoción que generalmente se manifiesta con ausencia de control [definición 5], como si no existieran formas de ejercer la violencia perfectamente planificadas u orientadas a imponer un orden determinado (significado que, de hecho, no se considera en ninguna de […]
2904, 2014

Despertando del letargo

By |26 Comments

¿Te has preguntado alguna vez por qué, después de tantos años tomando tus propias  decisiones en circunstancias únicas, tu vida ha acabado siendo prácticamente idéntica a la de millones de personas en todo el mundo? Sabemos que cada persona es única y diferente a las demás, y que cada una tiene su propia forma de entender el mundo que le rodea. Entonces, ¿por qué acabamos todas haciendo prácticamente las mismas cosas o recorriendo similares caminos? ¿Por qué tantos sueños y posibilidades imaginadas como tenemos a lo largo de la vida van irremediablemente desvaneciéndose con el tiempo? Diferentes o Iguales¿O por qué las opciones para poder construir nuestra vida son tan escasas y limitadas, y no terminamos de encajar del todo en ninguna de ellas? ¿Qué hace que no podamos desarrollar una vida única y diferenciada del resto? ¿Tenemos realmente libertad para expresar nuestra propia identidad? ¿O nacemos programados para sucumbir a los condicionamientos sociales? En tal caso, ¿quiénes son los que deciden cómo hemos de ser los demás?

Un pequeño paréntesis.

Antes de tratar de abordar estas cuestiones, si realmente te suscitán algo de interés, te pediría tan sólo que dedicaras un pequeño esfuerzo a leer con detenimiento lo que trato de exponer. No porque vaya a revelar algún secreto, que no voy a hacerlo, ni tampoco porque haya descubierto el sentido de la vida, ni porque desee imponer mi razón sobre otras, pues no creo estar en posesión de ninguna verdad. Tan sólo es porque creo que se tratan de cuestiones que tienen la suficiente importancia como para ser reflexionadas y debatidas con un mínimo de calma y algo de tiempo. Y más en los tiempos que corren, en que la crisis no sólo está reduciendo a escombros la economía, sino también toda nuestra estructura social, nuestra forma de relacionarnos y nuestros propios valores.

Sé que es bastante complicado encontrar momentos en los que poder concentrarse, y más con la vorágine en que nos encontramos sumidos cada día: antes de salir el sol ya suena tu despertador, te vistes corriendo, te tomas el café de un trago y corres al centro de estudios o al trabajo, donde pasarás más de un tercio del día sin poder pensar apenas en otra cosa,estres_laboral_rutina_diaria si acaso alguna pausa para respirar o para solucionar […]

2804, 2014

Ejecución Inminente

By |0 Comments

Así se expresaba esta madrugada Joaquín ‘el cura’, conocido activista de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, pocas horas antes del noveno intento de desahucio previsto para hoy (28 de Abril) contra Ana Fernández y su hija menor de edad:

Joaquín el Cura Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH)

 

Estoy ahora mismo en un piso que tiene orden de desahucio mañana. Son casi las cinco con buena gente esperando que mañana no vengan los antidisturbios.
Tengo una mezcla de sentimientos: de dolor, un profundo dolor, rabia, indignación, una esperanza, que seamos muchos para evitar el desahucio. La madre acaba de pedir un cigarro, los nervios la atenazan. No sabe como decírselo a su hija lo que puede pasar.
La madre pregunta si va a venir más gente ¡claro que si! Le responde una compañera.
A los banqueros les van a dar otros 40000 millones de euros en algo que creo que se llama deducciones en diferido. La gente pasa hambre, les ha arrebatado el futuro y nos han secuestrado la democracia.
En este momento siento miedo, preocupación , pero alegría de ver la gente luchar.

Un beso y un abrazo a todos y: ¡Sí, se puede!

Finalmente, y gracias a la intervención de las compañeras de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, ha sido paralizado este nuevo intento de ejecución de desahucio. Una vez más se demuestra que, juntas, SÍ SE PUEDE.

Aunque aún queda mucho más por hacer, tanto en este caso como en muchos otros todavía pendientes, y son muchas las manos, las cabezas y los corazones que continúan haciendo falta para hacer frente a esta situación de agresión y abandono frente a la problemática de la vivienda que cada vez sufren más personas.

A continuación expongo la historia de Ana, la situación real que se esconde tras este drama y que generalmente no se relata:

“Después de más de un año de luchas continuadas tanto con la Administración Pública como con la entidad financiera  SUMA INVESTMENT, ha sido imposible paralizar una vez más el intento de desahucio de nuestra compañera Ana Fernández y de su hija de once años, en el Barrio de Santa María de Gracia.

Inicialmente, se intentó contactar con la financiera SUMA […]

304, 2014

Elogio de la Rebeldía

By |25 Comments

Pecado OriginalEn esta fingida democracia, supuesta garante de las libertades y los derechos civiles, quienes realmente la moldean a su antojo es así como nos quieren: dóciles, obedientes, dispuestos siempre a poner la otra mejilla, sumisos, conformistas y resignados para aceptar el inamovible destino que dicen que debemos asumir con abnegación indigna. Hay que estar muy ciego para no ver que el testigo de la moral cristiana, antiguamente impuesta por las poderosas instituciones católicas para someter al pueblo, es hoy recogido por la figura del Estado para continuar sometiéndonos y aplicándonos una ética trasnochada que, en pleno siglo XXI, continúa considerándonos incapaces por naturaleza de albergar moralidad alguna.

Es por ello que no quieren bajo ninguna circunstancia que nos mostremos capaces de desarrollar una elevada moral humana; que no quieren tampoco que podamos albergar en nuestro interior el primigenio deseo humano de regenerar nuestra sociedad o de mejorar nuestro entorno; no nos quieren voluntariosos, ni nos quieren tampoco libres, ni dueños de nuestras propias decisiones; no quieren permitirnos desarrollar con plena autonomía todas nuestras capacidades, pues no les interesa lo que podamos ofrecer a la sociedad como personas. No. Tampoco quieren gente que proteste; no quieren personas que les griten a la cara en los ayuntamientos o en la calle; no quieren que reaccionemos cuando un montón de bestias acorazadas nos apalean, nos humillan, nos echan de nuestras propias casas o nos meten en la cárcel;tiananmen no quieren un pueblo que sea capaz de organizarse, capaz de pensar en sus problemas ni tampoco capaz de encontrar soluciones por sí mismo. No. No quieren tampoco mujeres independientes que sigan su propio camino o tengan su propia forma de hacer las cosas o que vivan como les salga del coño en lugar de asumir todo lo que desde pequeñitas se esperaba de ellas; no quieren gente que piense por sí misma.

Nos prefieren humildes, miserables, abandonados y sacrificados para aguantar la más extrema pobreza sin oponernos. Nos prefieren desprovistos de la incontrolable ambición que las personas tenemos por mejorar las cosas, y despojados del pagano anhelo de pensar o encontrar soluciones por nosotros mismos.censura Nos prefieren dependientes y esperanzados en que ellos (¡oh! sabias representaciones divinas en la tierra) encuentren por nosotros el alivio ante tanto sufrimiento. Les da igual […]