1209, 2014

La fértil promiscuidad

By |9 Comments

Yo no he sidoTras un prolongado periodo improductivo en el blog, he tomado la decisión de dejarlo crecer en base al principio RERO (Release Early, Release Often) en que se resume la ética de la comunidad del Open Source Software. Se entiende muy gráficamente a través de la siguiente cita (traducción propia) del artista ‘post-internet’ Harm van den Dorpel: “Libera pronto. Libera a menudo. Delega todo cuanto puedas. Y sé abierto hasta el punto de la promiscuidad”.

La falta de publicaciones, sin embargo, no ha estado carente de una meticulosa dedicación que tan sólo se ha ido traduciendo en decenas de caóticos borradores. ¿El motivo? No es otro más que la obsesión por la circularidad con la que he crecido desde la infancia a través de la música, los libros y las películas con las que crecí. Es la necesidad de que toda publicación tenga un buen desenlace, o una conclusión que cierre con cierto pulido las cuestiones abiertas en un principio.El círculo de la vida La búsqueda de la sensación que se obtiene al rellenar el último hueco de un puzzle de diez mil piezas. Ese momento en que se remata aquello por lo que habíamos comenzado la faena… ese instante que, al igual que al llegar el orgasmo, te hace exclamar: ¡Siii! Esa búsqueda incesante por darle un sentido prediseñado a la vida, por descubrir qué es aquello que debemos hacer y en qué momento para poder concluirla como el último capítulo de una buena serie. Es la resistencia antinatural a la que nos abandonamos para poder seguir moviéndonos con seguridad en nuestra zona de confort y así evitar asumir riesgos.

Pero la vida no es ningún círculo, y mucho menos podemos prediseñarla. La vida es un devenir, y va tomando forma por sí misma (aunque con nuestra ayuda, por supuesto). Cada vida, cada historia, cada día, cada momento, cada publicación… desde que dan comienzo van transcurriendo sin más, incluso aunque decidamos no intervenir de ninguna forma. Cada una de ellas va adoptando formas únicas, algunas veces más predecibles y otras, de vez en cuando, excepcionales. Y nuestras posibilidades para poder intervenir en nuestra propia vida, en cada una de nuestras historias, en cada nuevo día, en cada instante, o en cada escrito, se pueden reducir a dos:

  • tratar de encerrarlas en una […]
2405, 2014

La magia de las elecciones

By |11 Comments

Magia en el Antiguo EgiptoEl arte de la magia ha fascinado a todas las personas desde la Antigüedad hasta nuestra época. Más allá del halo de misticismo en que suele mostrarse envuelta, la magia cuenta con un elemento esencial que es el que ha contribuido a alimentar esa fascinación que toda civilización ha compartido a lo largo de nuestra historia: la ilusión.

La ilusión, y por extensión toda práctica de ilusionismo, consiste en la percepción a través de los sentidos de un suceso que contradice las leyes naturales, nuestra experiencia o nuestra propia razón. Es la percepción de algo que no puede ser real, pero que sin embargo estamos viendo con nuestros propios ojos. Durante un espectáculo de magia, ese suceso (o efecto) nos produce una enorme fascinación; en primer lugar por hacernos sentir que lo imposible es posible, que ciertas certezas absolutas con las que vivimos a diario pueden desmoronarse con una facilidad pasmosa, lo que nos permite abrir nuestra imaginación hacia límites que jamás nos hubieramos planteado antes; y en segundo lugar porque nos activa la curiosidad innata que el ser humano tiene por tratar de comprender aquello a lo que no encuentra explicación posible.

Desde el punto de vista del mago, la ilusión se construye a través de una serie de mecanismos, o trucos, que harán posible el engaño óptico. Sin embargo, aunque esos mecanismos secretos suelen ser el objeto de toda curiosidad despertada por un efecto mágico, en realidad el elemento clave con el que cuenta el ilusionista no es otro que el control de la atención de su público. La magia, en efecto, consiste en conseguir centrar toda la atención allá donde al mago le interesa para impedir que podamos captar el mecanismo que produce el efecto. Pero bueno, os preguntaréis, ¿esto no iba de las elecciones?

Y así es. Esta breve introducción al mundo del ilusionismo nos va a servir para tratar de abordar la cuestión electoral desde una perspectiva algo más amplia de la habitual. Suponemos que a través de las elecciones es cómo podemos participar de la vida política, controlar a nuestros gobernantes, influir en la sociedad, etc, y sin embargo observamos que después de varias décadas de sufragios cada vez hay una mayor desafección política, a los gobernantes […]

2904, 2014

Despertando del letargo

By |27 Comments

¿Te has preguntado alguna vez por qué, después de tantos años tomando tus propias  decisiones en circunstancias únicas, tu vida ha acabado siendo prácticamente idéntica a la de millones de personas en todo el mundo? Sabemos que cada persona es única y diferente a las demás, y que cada una tiene su propia forma de entender el mundo que le rodea. Entonces, ¿por qué acabamos todas haciendo prácticamente las mismas cosas o recorriendo similares caminos? ¿Por qué tantos sueños y posibilidades imaginadas como tenemos a lo largo de la vida van irremediablemente desvaneciéndose con el tiempo? Diferentes o Iguales¿O por qué las opciones para poder construir nuestra vida son tan escasas y limitadas, y no terminamos de encajar del todo en ninguna de ellas? ¿Qué hace que no podamos desarrollar una vida única y diferenciada del resto? ¿Tenemos realmente libertad para expresar nuestra propia identidad? ¿O nacemos programados para sucumbir a los condicionamientos sociales? En tal caso, ¿quiénes son los que deciden cómo hemos de ser los demás?

Un pequeño paréntesis.

Antes de tratar de abordar estas cuestiones, si realmente te suscitán algo de interés, te pediría tan sólo que dedicaras un pequeño esfuerzo a leer con detenimiento lo que trato de exponer. No porque vaya a revelar algún secreto, que no voy a hacerlo, ni tampoco porque haya descubierto el sentido de la vida, ni porque desee imponer mi razón sobre otras, pues no creo estar en posesión de ninguna verdad. Tan sólo es porque creo que se tratan de cuestiones que tienen la suficiente importancia como para ser reflexionadas y debatidas con un mínimo de calma y algo de tiempo. Y más en los tiempos que corren, en que la crisis no sólo está reduciendo a escombros la economía, sino también toda nuestra estructura social, nuestra forma de relacionarnos y nuestros propios valores.

Sé que es bastante complicado encontrar momentos en los que poder concentrarse, y más con la vorágine en que nos encontramos sumidos cada día: antes de salir el sol ya suena tu despertador, te vistes corriendo, te tomas el café de un trago y corres al centro de estudios o al trabajo, donde pasarás más de un tercio del día sin poder pensar apenas en otra cosa,estres_laboral_rutina_diaria si acaso alguna pausa para respirar o para solucionar […]

304, 2014

Elogio de la Rebeldía

By |26 Comments

Pecado OriginalEn esta fingida democracia, supuesta garante de las libertades y los derechos civiles, quienes realmente la moldean a su antojo es así como nos quieren: dóciles, obedientes, dispuestos siempre a poner la otra mejilla, sumisos, conformistas y resignados para aceptar el inamovible destino que dicen que debemos asumir con abnegación indigna. Hay que estar muy ciego para no ver que el testigo de la moral cristiana, antiguamente impuesta por las poderosas instituciones católicas para someter al pueblo, es hoy recogido por la figura del Estado para continuar sometiéndonos y aplicándonos una ética trasnochada que, en pleno siglo XXI, continúa considerándonos incapaces por naturaleza de albergar moralidad alguna.

Es por ello que no quieren bajo ninguna circunstancia que nos mostremos capaces de desarrollar una elevada moral humana; que no quieren tampoco que podamos albergar en nuestro interior el primigenio deseo humano de regenerar nuestra sociedad o de mejorar nuestro entorno; no nos quieren voluntariosos, ni nos quieren tampoco libres, ni dueños de nuestras propias decisiones; no quieren permitirnos desarrollar con plena autonomía todas nuestras capacidades, pues no les interesa lo que podamos ofrecer a la sociedad como personas. No. Tampoco quieren gente que proteste; no quieren personas que les griten a la cara en los ayuntamientos o en la calle; no quieren que reaccionemos cuando un montón de bestias acorazadas nos apalean, nos humillan, nos echan de nuestras propias casas o nos meten en la cárcel;tiananmen no quieren un pueblo que sea capaz de organizarse, capaz de pensar en sus problemas ni tampoco capaz de encontrar soluciones por sí mismo. No. No quieren tampoco mujeres independientes que sigan su propio camino o tengan su propia forma de hacer las cosas o que vivan como les salga del coño en lugar de asumir todo lo que desde pequeñitas se esperaba de ellas; no quieren gente que piense por sí misma.

Nos prefieren humildes, miserables, abandonados y sacrificados para aguantar la más extrema pobreza sin oponernos. Nos prefieren desprovistos de la incontrolable ambición que las personas tenemos por mejorar las cosas, y despojados del pagano anhelo de pensar o encontrar soluciones por nosotros mismos.censura Nos prefieren dependientes y esperanzados en que ellos (¡oh! sabias representaciones divinas en la tierra) encuentren por nosotros el alivio ante tanto sufrimiento. Les da igual […]

2403, 2014

¿Ha sido un éxito el 22M?

By |19 Comments

Marchas de la Dignidad 22MHabría muchas formas de abordar esta cuestión. Sin embargo, no son tantas las perspectivas que se están considerando en las reflexiones y debates que están surgiendo en las horas que siguen a esta última movilización, y que principalmente son: el número de participantes, la violencia represiva del gobierno, y las reacciones de los manifestantes ante esa violencia. Como viene siendo también habitual, no son precisamente estos enfoques más debatidos los que nos puedan ayudar a dar respuesta a la pregunta sobre si ha sido o no un éxito el 22M.

Pero, ¿por qué no?

Vamos a suponer que el gobierno hubiera admitido que la tarde del 22 de Marzo habían 2 millones de personas manifestándose. Supongamos además que no hubiera habido ningún tipo de provocación ni de agresión policial. Y supongamos también que las marchas hubieran sido retransmitidas desde el primer momento por las televisiones. Dando por hechos estos supuestos, ¿habría sido entonces un éxito la manifestación? ¿Y si hubieran sido sólo 10.000 personas, que además hubieran sido reprimidas por la policía, que hubieran ido todas en autobús y que se hubiera silenciado todo por los medios, se hablaría entonces de fracaso? ¿Cuál es objetivamente el número exacto de manifestantes, el nivel de violencia del Estado aplicado contra ellos, la cantidad de kilómetros recorridos, o la cantidad de titulares que debe cumplir una movilización para poder tildarla de éxito o de fracaso?

Aunque, bueno, quizá sea un poco absurdo tratar de pensar en términos objetivos. Planteémoslo entonces de forma subjetiva. Quienes han regresado de la capital con un buen sabor de boca, con esa sensación triunfal de haber participado en algo histórico, y con el sentimiento de haber defendido su dignidad con coraje frente a aquellos que tratan de arrebatársela, ¿habría cambiado ese estado de ánimo el hecho de que hubieran sido más o menos personas, o que hubiera habido o no altercados con la policía? Por otra parte, quienes han regresado con desánimo, tras observar que al final no ha sido más que otra manifestación como tantas otras anteriores, y que un par de días después todo continuará igual, con el esfuerzo tremendo que costaría organizar y movilizar nuevamente algo tan inmenso, ¿se habrían s[…]

1703, 2014

Sobre las segundas oportunidades

By |2 Comments

Hasta hace unas pocas horas, cuando por fin he llegado a la ducha, todavía rezumaba en mi cara y en mis manos el olor del perfume y de la piel de un hombre cuya vida se me ha escapado esta mañana entre los dedos. Ha sido durante mi rutinario reparto diario.

Tan sólo dos minutos después de que uno de los vecinos del pueblo donde trabajo se aplomara contra el suelo, la casualidad me ha puesto frente a la puerta de su casa, a través de la cual he podido escuchar las voces de preocupación y auxilio de su mujer y de una de sus vecinas. Después de entrar corriendo, me dicen que se acababa de caer pero que no respondía. Efectivamente no reacciona ante nada, le abro la boca y veo su lengua apretada hacia atrás. Le empujo hacia arriba de la nuca para permitirle respirar. Como era diábetico, su mujer le pincha el glucagón pensando que se trataba de otra de sus tantas hipoglucemias, mientras su amiga llama al 112, pero el hombre no reacciona. Al tomarle el pulso tan sólo percibo el mío, que me golpeaba en las yemas de los dedos cada vez con más fuerza. Su cuerpo estaba caliente, y me parecía sentirlo respirar levemente, pero no me lo pienso e inicio una RCP, la cual sólo conocía en teoría hasta hoy mismo y que por primera vez he tenido que poner en práctica. Varias series después, llega por fin el equipo del SUAP (fueron rapidísimos), que poco después me pide que me quede para sostener una de las vías, cronometrar las inyecciones de adrenalina y las descargas del desfibrilador, y para calmar a su mujer, sentada entre incrédula y nerviosa frente al cuerpo de su marido que yacía sobre el suelo de la cocina. Cuarenta minutos, que pasaron como si fueran cinco, fueron suficientes para certificar su muerte. Antonio tenía 58 años, y ningún antecedente previo de fallo cardíaco, lo que hace estallar en lamentos de rabia y dolor tanto a su mujer como a sus hijos.

En situaciones de urgencia, tengo tendencia a reaccionar con sangre fría, lo que me ayuda a pensar con claridad y poder ayudar en lo posible a quien lo pueda necesitar, pero pasado el momento me […]