1611, 2014

Que nadie decida por ti

By |11 Comments

Si Derechos o Concesionesel cumplimiento de tus derechos depende de la decisión de otra persona, o institución, entonces dejan de ser derechos para pasar a ser meras concesiones.

Nos educaron haciéndonos creer que existe un Estado y una Justicia que velan por nuestros derechos, y que sólo a través de ellos es como podrían garantizarse. Sin embargo, cada vez hay más pobreza, más abusos, más explotación, más gente durmiendo en la calle y más represión, mientras que al otro lado de la estructura social son los privilegios los que se mantienen protegidos por las fuerzas del orden. De su orden, por supuesto. Un orden que sólo se puede mantener, paradójicamente, haciéndose valer del uso de la coacción y de la fuerza. Esto es, un orden violento.

¿Aún no ves la mentira? No existen tales derechos, no existe tal justicia, ni existe tal orden. Al menos, no existen tal y como nos lo contaron. No a nuestro auténtico servicio. Y mientras continuemos esperando a que sean otras personas quienes traten de concedernos unos u otros derechos, continuaremos siendo simples marionetas. Eternos dependientes.

Filosoraptor anarquistaSólo nosotros podemos definir nuestros derechos, para que sean considerados como tales, y sólo nosotros podemos protegerlos. Cuestionando toda autoridad, sea ésta explícita o tácita. Rompiendo nuestra dependencia ante cualquiera que se arrogue la potestad y sapiencia inequívoca de representar nuestros derechos. Hablando, reflexionando y actuando sobre cualquier cosa que sea de nuestro interés o en la que estemos involucrados, en nuestras relaciones personales, en nuestros trabajos, en nuestros barrios, en nuestros negocios… y sin olvidar que no estamos solos. Que podemos pactar normas y respetar acuerdos entre nosotros. Que podemos también comerciar, compartir y construir espacios, productos y servicios sin necesidad de que nadie nos diga cómo hacerlo. Que somos, al fin y al cabo, quienes movemos el mundo. Nuestro mundo.

Como decía Tyler Durden: “Veo mucho potencial, pero está desperdiciado. Toda una generación trabajando en gasolineras, sirviendo mesas, o siendo esclavos oficinistas. La publicidad nos hace desear coches y ropas, tenemos empleos que odiamos para comprar mierda que no necesitamos. Somos los hijos malditos de la historia, desarraigados y sin objetivos […]”, pero “no sois vuestra cuenta corriente. No sois el coche que tenéis, ni el contenido de vuestra cartera. No sois vuestros pantalones. Sois la […]

2110, 2014

Activismo en la red

By |8 Comments

Hace exactamente diez meses estrené este blog. Y, para ser justo, debo mencionar expresamente que ocurrió así, y en aquel momento, gracias a la inestimable conversación mantenida con maese Juanjo. Hoy me apetecía hacer una pequeña retrospectiva Juanjosobre el proceso que ha supuesto para mí abrir este espacio, que ya ha cogido algo de cuerpo (aunque prácticamente acaba de nacer), para tratar de dar cierto sentido tanto a su enorme utilidad como también al desarrollo que ha ido adquiriendo en relación al activismo que desde hace años venía desarrollando.

No voy a analizar la cantidad de posibles prácticas de activismo, ni la cantidad de perfiles de activistas, que existen. Para este repaso, bastará con centrarnos en el hecho de que, el que más o el que menos, desarrolla parte de su actividad en la red. Y que la forma en que se emplea dicha actividad sí que determina si ésta acaba siendo más o menos productiva para el activismo que se pretenda desarrollar. Tal y como comencé a relatar al estreno de este blog, el activismo exige de una serie de actos o acciones que habrán de producir un cambio en una dirección concreta, por lo que no será suficiente con sólo generar inercias o movimientos sin más, sino que éstos tendrán que ser intencionados y además deberán generar algún cambio en el sentido deseado.

En este aspecto, después de un par de años de convulso activismo y numerosas manifestaciones que resultaron ser tan grandes como efímeras, pero que también me permitieron poder a conocer a personas muy válidas e influyentes para mí, comprobé que dicha actividad se organizaba y giraba principalmente en torno a masificadas, desorganizadas y poco prácticas redes sociales que hacían un flaco favor a la pretendida intención transformadora de aquellos grandes movimientos.

Fueron varios los peligros que advertí de las redes sociales: como la cantidad de información con la que era bombardeado a diario, en extremo caótica y absorvente; una creciente amalgama de cientos de propuestas inabarcables; una insalvable endogamia; y la tendencia homogeneizante derivada de la pasiva cultura de la adhesión, entre muchos otros peligros y obstáculos que detallé en su momentoSayonara FacebookEfectivamente, comprobé que no se puede estar en todo y que no todo valía. Que no todo valía ni para mí, […]

1310, 2014

…hacia una Educación de Dominio Público

By |14 Comments

Control SocialTal y como comentábamos en la publicación anterior, son los Estados y sus gobiernos cambiantes los propietarios por la fuerza de los actuales sistemas educativos. Por eso, al no permitirse su administración, planificación o gestión por parte de los propios profesionales y usuarios, al final lo que se denomina como ‘Educación Pública’ resulta atender a intereses y necesidades del Estado más que a los intereses y las necesidades de la población misma.

De esta forma, la educación queda atrapada en la falacia del constructivismo social que denunciaba Hayek. El constructivismo social se basa en la creencia de que la realidad social puede ser construida, modificada y controlada, en toda su complejidad, al antojo de cualquier entidad reguladora con capacidad para imponer sus reglas. Sin embargo la educación, al igual que ocurrió con el lenguaje o la economía, son funciones que, por su necesidad en la construcción de una sociedad, surgieron desde un principio de forma espontánea y han ido evolucionando de forma natural hacia estructuras más complejas y estables (como es hoy en día el amplio cuerpo teórico de la pedagogía y lo es también la cantidad de recursos y metodologías que han ido surgiendo de la propia práctica docente). Históricamente, la educación no se comienza a practicar por la existencia previa de un gobierno que la organice, sino que se trata de un proceso connatural a la condición social del ser humano. Y, precisamente por tratarse de una función social básica y necesaria, ha sido por lo que pasó a señalarse como uno de los objetivos principales para ser intervenido por los incipientes estados modernos.

Constructivismo Social HayekLa educación no nos fue expropiada por los Estados para asegurarla a todas las poblaciones. Fue expropiada por la fuerza (a golpe de decreto) para asegurarse que así cumpliría la función que los mismos Estados precisaban, esto es: para infundir la necesidad de vivir bajo un orden estatal; para inculcarnos el nacionalismo; y para amoldarnos a la estructura económica decidida por los gobernantes. De la necesidad del cumplimiento de tales objetivos es de donde surgió el carácter obligatorio y universal de la Educación Pública. La educación no se estatalizó por puro altruismo. Desengañémonos. Si hubiera sido así, los Estados habrían cedido su gestión a los propios profesionales y usuarios (que son quienes realmente conocen las necesidades educacionales y disponen de los mejores recursos para atenderlas) en lugar de tratar de intervenir y controlar todo el proceso educativo.

Esta exposición sobre el desarrollo histórico en […]

910, 2014

De la educación pública…

By |8 Comments

Desde hace unos años, poco después del inicio de la crisis y a raíz de los consiguientes recortes, ha ido surgiendo toda una serie de movilizaciones en torno a la educación pública. Éstas se han ido expresando desde multitudinarias manifestaciones sindicales contra los recortes presupuestarios y contra las congelaciones y sustracciones salariales; pasando por la consolidación de la llamada marea verde, que aglutina a diversos colectivos sociales además de los sindicales; y llegando hasta la aparición de focos algo más rebeldes orientados hacia prácticas de desobediencia civil (negándose a llevar a los niños a la escuela, llevando a cabo encierros en los centros, irrumpiendo en actos políticos, o cortando carreteras en señal de protesta), y otros focos orientados también a impulsar huelgas generales indefinidas o a realizar llamamientos y asesoramientos para la insumisión a la nueva ley educativa (LOMCE). Todo ello bajo el lema incondicional: ESCUELA PÚBLICA DE TOD@S PARA TOD@S.

En pocos años mucho se ha caminado, mucho se ha debatido, mucho se ha gritado y mucho se ha organizado para oponerse al modelo político de recortes en la inversión educativa. Sin embargo, dentro del mismo marco de insatisfacción y protesta, poco se ha hablado y se ha pensado respecto al propio modelo de escuela pública. Me refiero acerca de la educación en sí misma, sobre su función social e individual, acerca de cómo facilitar dicha función, qué impedimentos existen y cómo podrían resolverse para impulsar mejoras que beneficien a los propios implicados. Cuando se reclama una educación de calidad… ¿por qué se le pide a los gobernantes y se enfoca principalmente en las partidas presupuestarias? Sí, por supuesto que el aspecto económico es importante, pero de ahí a exigir una educación de calidad a los políticos…¿quién si no los propios docentes van a tener mayores competencias para asegurar dicha calidad? ¿O acaso se considera en general que el actual modelo educativo es inmejorable y tan sólo es necesaria una mayor inversión que asegure una suficiente capacidad material y una justa satisfacción salarial?

La cesión de la Educación Pública.

Manifestación EducaciónEs cierto que han habido personas que, desde su limitado ámbito de actuación particular, han hecho notables esfuerzos por atender la calidad de la educación desde una perspectiva proactiva, y no sólo implorativa. Pero no puedo evitar preguntarme si el actual escenario educativo se encontraría en el mismo punto suponiendo, desde un principio y por […]

2509, 2014

La izquierda del mínimo común denominador

By |16 Comments

Nieve sobre montaña y lago

¿Has visto, Lázaro, misterio mayor que el de la nieve cayendo en el lago y muriendo en él mientras cubre con su toca a la montaña?”

(Miguel de Unamuno  – 1931
‘San Manuel, Bueno Mártir’)

 

Aunque originalmente Unamuno hiciera de esta cita una cuestión de fe religiosa, la imagen tan poderosa que evoca nos permite poder extraer de ella muchas otras lecturas. En esta ocasión, nos servirá como metáfora del activismo que se diluye frente al que, de alguna forma, logra materializarse. Así veremos cómo esta cita, que cuenta ya con más de 80 años de vida, continúa resultando hoy de una valiosa vigencia.

De la diversidad a la uniformidad.

Antes de nada, debo destacar algunas de las circunstancias de aquella época, la de Unamuno y la Generación del 98, que estarían íntimamente relacionadas con la visión de la actualidad que hoy quiero compartir con vosotros. Por aquel entonces, el ejercicio intelectual se desarrollaba principalmente a través de las conocidas tertulias, en las que se compartían las opiniones, las reflexiones, y los proyectos de cada cual por muy dispares que éstos fueran. Tertulias - Generación del 98Las tertulias se configuraron así como espacios comunes de encuentro cuya actividad, sin embargo, no consistía en tratar de alcanzar un acuerdo unánime ni en consensuar conclusiones. Se afrontaban más bien con grandes dosis de tolerancia y con elevado espíritu autocrítico, orientado principalmente a enriquecerse unos de otros y a encontrar pares con los que poder profundizar en la conversación. Por ello, resultaron ser de una importancia tremenda también para los neófitos, tanto para su formación como para su inclusión productiva en la intelectualidad regeneracionista. Así fue como, de tales relaciones, pudieron surgir tan diversas lecturas de la realidad de aquella sociedad que no era la que a través de los medios oficiales se relataba. Gracias a las obras producidas por todos aquellos contertulios, todas aquellas lecturas todavía perduran hoy en día.

Teniendo esto en cuenta, y volviendo a recurrir a la alegórica imagen de la nieve, el lago y la montaña, podemos entender fácilmente por qué muchos de los pensamientos de aquel convulso e incesante ejercicio intelectual, al igual que los copos de nieve sobre la tierra, aún perduran. No ocurrió así con aquellos otros que quedaron diluidos en el pensamiento común, sin necesidad por tanto de ser expresados, y que acabarían muriendo al mezclarse […]

1709, 2014

El origen de la violencia

By |16 Comments

Cuando hablamos de violencia es muy frecuente, casi inevitable, la aparición de discrepancias y controversias entre los interlocutores. Es posible que esto sea debido a que el término ‘violencia’ se utiliza de forma constante, desde diferentes ámbitos e ideologías, con marcados intereses propagandísticos. Sin embargo la violencia no es ningún término que por sí mismo revista de ambigüedad alguna, pues por naturaleza todas las personas somos conscientes o intuimos cuándo estamos sufriendo algún grado de violencia más allá de cuestiones legalistas o de costumbres sociales. Por este motivo, trataré de abordar esta reflexión lo más asépticamente posible con el objeto de discernir dónde se encuentra realmente el origen de la violencia tanto en cualquier situación concreta como también en el contexto general en el que vivimos hoy. Para ello, prestaremos más atención a ese sexto sentido que, desde nuestros más ancestrales orígenes, nos ha permitido poner en alerta nuestro organismo ante una situación que pudiéramos valorar de agresión hostil, y al mismo tiempo nos despojaremos y evitaremos caer en el relativismo y la confusión en que se sumerge el concepto de violencia bajo la intencional influencia del costumbrismo social, de los valores transmitidos por  las instituciones más influyentes, de la educación recibida, o incluso de las propias leyes.

Etimología del término.

La palabra violencia procede de la unión del latín vis- (fuerza) con el sufijo -lentus (contínuo), cuya conjunción ‘violentia’ vendría a significar “uso continuado de la fuerza“, y cuya forma verbal ‘violare‘ explícitamente significaba “agredir“.  En el diccionario de la RAE, sin embargo, podemos observar cómo le han otorgado una serie de definiciones que relativizan el término y lo orientan hacia significados algo alejados del sentido original de la palabra. Por ejemplo:

  • Considera como violento todo aquello que se encuentre fuera de la “normalidad” [definiciones 1 y 6];
  • Añade la condición de contener cierto grado de intensidad [definición 3], sin especificar en qué grado se empieza a considerar violento o no;
  • Subjetiviza el término completamente [definiciones 4 y 8], anulando la posibilidad de que una persona que no sea consciente de estar siendo agredida sí esté realmente siendo víctima de la violencia;Guernica Picasso
  • Lo asocia a una emoción que generalmente se manifiesta con ausencia de control [definición 5], como si no existieran formas de ejercer la violencia perfectamente planificadas u orientadas a imponer un orden determinado (significado que, de hecho, no se considera en ninguna de […]