2503, 2015

Desconectados

By |10 Comments

Esclavo de la tele¿Qué crees que te sucedería si te alejaras por un tiempo del bombardeo mediático de noticias y debates sobre corrupción y política electoral? Pudiera parecer que nos desconectamos del mundo, pero… ¿hasta qué punto es realmente útil estar al tanto de este tipo de noticias que, además, sabemos que coparán la atención de la mayor parte de los medios de comunicación durante lo que resta de año?

Cuando los principales medios de comunicación cacarean al unísono un mismo tipo de información y de discurso, algo turbio se esconde detrás. Detectamos cierto tufo extraño y sabemos que, si nos dejamos llevar, al final nos intoxicamos. De ahí que podemos leer cada vez más publicaciones y opiniones alertándonos, por ejemplo, de intencionadas cortinas de humo,Medios de Formación de Opinión o también deduciendo que lo más nocivo de las campañas de acusaciones de corrupción es que se produce de forma colateral una grave desafección política en el electorado, provocando como consecuencia en el imaginario colectivo una generalización de la condición de corrupta hacia toda la clase política. Pero creo que estas ideas son erróneas. Ni tratan de ocultar algo, ni tratan de desprestigiar la clase política.

Todas estas campañas masivas sobre corrupción, y en general todo tipo de acusaciones que rodean a la propaganda electoral, creo que en realidad favorecen la imagen y los intereses del propio sistema enquistado establecido. ¿Y cómo puede ser esto? Pues porque, aún en su desmoronamiento, logran mantener la atención centrada constantemente en aquellos aparatos que son de control exclusivo del estado, dándoles así mayor valor e importancia de la que realmente tienen respecto a nosotros. Dando así a entender, además, que lo crucial en el ámbito social, que lo decisivo y trascendental en nuestras vidas, se desarrolla entre apretones de manos, adjudicaciones, sobres y despachos. Que todo se decide en ese otro mundo “superior”, de altas esferas e innaccesible, y no en nuestro entorno más inmediato.

Y todos esos políticos, sindicalistas, empresarios y personajes famosos metidos en todo tipo de turbios asuntos y trapicheos, en realidad no son tan distintos a nosotros. Son sólo personas, con todo lo bueno y lo malo que podemos llegar a tener cualquier otra,Bien o Mal de igual forma que podemos observar comportamientos deleznables también en […]

2303, 2015

Cuando la dignidad se marcha

By |1 Comment

En la noche del 21 de Marzo, tras “las Marchas por la Dignidad” (que, como antaño, recorrieron Madrid de punta a punta), a quienes les pegaron las palizas, a quienes acorralaron y golpearon brutalmente con odio y ensañamiento, a quienes rompieron sus cuerpos, fue a nuestros hijos. Fue a ellos, a los que dejaron ahí tendidos y magullados en el suelo, a los nuestros. Ellos, pisoteados y abandonados como deshechos en un callejón, no son más que la juventud que viene detrás de cada uno de nosotros. La juventud que quedó cuando la dignidad adulta ya se había marchado.

Brutalidad Policial 21M
Y es que no hay dignidad en quien mira hacia otro lado mientras esto sucede, ni tampoco en quien lo acepta con normalidad, ni en quien no se siente identificado y profundamente dolido. No hay dignidad en quien trata de justificar estas agresiones, ni tampoco la hay en quien ve en nuestros jóvenes una clase diferente o unos simples alborotadores incívicos a los que dejar indefensos.

No hay dignidad en quien culpa a nuestros jóvenes, justificando su tortura. No hay dignidad en quien no entiende que son las personas que vienen detrás nuestro, a quienes les estamos dejando el mundo a nuestro paso tal y como se lo dejamos. No hay dignidad en ninguna de las personas que piensen así, por mucho que antes hubieran marchado con la cabeza bien alta por las calles de Madrid bajo una bandera cualquiera.

1001, 2015

Enemigos de la libertad de expresión

By |11 Comments

Charlie Hebdo Atentados Libertad de ExpresiónTras cualquier ataque contra la libertad de expresión, y más aún cuando para ello se atenta contra la vida de personas, suele ocurrir que tendemos a posicionarnos. Y para facilitarnos tales posicionamientos ocurre que estos días, sobre todo desde los grandes medios de comunicación, estamos escuchando debatir mucho sobre islamofobia, yihadismo, europeismo, occidentalismo, racismo, valores nacionales, fascismo, e incluso sobre atentados de falsa bandera. Me arriesgo a afirmar que para cualquier persona mínimamente civilizada, entre las que me incluyo, es unánime la condena de cualquier asesinato de civiles como los perpetrados esta semana en París. Pero a partir de tal condena, ojo: mucho cuidado con posicionarnos. Una vez que te identificas con un supuesto bando, tu juicio queda a merced con mucha mayor probabilidad de quienes se arroguen la representación (moral, intelectual, jerárquica, etc.) de tal identidad. Y sus intereses seguramente no serán los mismos que los tuyos.

Charlie Hebdo Falsa Bandera IslamofobiaAdemás, corremos el riesgo de acabar apoyando actividades de personas que poco tienen que ver con nosotros. Pues suele ocurrir que podemos llegar a tener mucho más en común con algunas personas que se definan diferentes a ti, como musulmanas, cristianas, derechistas, izquierdistas, conservadoras, progresistas, anarquistas, estatistas… (y así hasta el infinito), que con personas que se identifiquen con tu misma supuesta identidad. Por ejemplo: hay muchos españoles, seguramente la mayoría, con los que personalmente no tengo nada en común y con los que no conviviría ni querría tener nada que ver en absoluto. Pero nací aquí y me obligaron a ser etiquetado con dicha identidad nacional (identidad que, por supuesto, no reconozco). Pues bien, lo mismo ocurre con personas de nuestra misma raza, o ideología, o cultura, o costumbres, o gustos, o aficiones, etc… Pensar que tan sólo por compartir ciertas características con alguien, eso nos identifica más con esa persona que con cualquier otra que tan sólo difiera con nosotras en esas únicas características, es un grave error de percepción, una falacia barata, un burdo prejuicio y una idiotez supina. Uno de los mayores enemigos de la libertad de expresión son los universalismos, y de entre ellos el más nocivo sin duda es el nacionalismo. Los nacionalismos callan nuestra voz propia para identificarla junto con muchas otras bajo una única voz, bajo una misma identidad, errónea […]

1812, 2014

¿En qué te afecta la persecución del activismo anarquista?

By |11 Comments

Cada cierto tiempo, los medios de comunicación masivos (al unísono, con inmediatez y sin presunciones) nos informan de la detención de algunos colectivos de personas bajo acusaciones de terrorismo o vandalismo, pero que con el tiempo se acaba descubriendo que responden a motivos puramente ideológicos. Y esto es el pan de cada día en plena democracia. En el sistema de sistemas, en la presunta sociedad de los derechos y de las oportunidades… se siguen sucediendo detenciones y encarcelamientos de personas tan sólo por pensar de una determinada forma y expresarlo libremente, aún cuando la propia constitución de dicha democracia asegura amparar tales derechos.

Uno de los casos más sonados, ocurrió a finales del año 2014, cuando se procedió a la detención de una quincena de personas bajo la denominada #OperaciónPandora, coordinada entre la Audiencia Nacional y los Mossos d’Esquadra, y dirigida contra el “terrorismo anarquista” en uno de sus supuestos centros neurálgicos conocido como la Kasa de la Muntanya. Así tal cual.

Pues bien, hablemos claro. Ni los medios nos informan. Ni esas personas fueron detenidas. Ni la justicia es independiente. Ni los centros okupados organizan ningún terrorismo. Ni el anarquismo es terrorista. NO. La realidad es que los medios nos manipulan. Que estas personas han sido secuestradas. Que la Audiencia Nacional sirve a intereses políticos. Que los centros okupados lo único que organizan son actividades sociales en sus barrios.Libertad_anarquistas_detenidos Y que el anarquismo es una ideología que se sostiene principalmente a través de valores como la libertad, la no imposición, la solidaridad, el apoyo mutuo y la autonomía.

La Operación Pandora supuso una clara persecución contra los colectivos de ideología libertaria, una desviación del foco de atención bien lejos de la corrupción política, una burda manipulación mediática, una invención sacada de la chistera para justificar leyes totalitaristas de la magnitud de la inminente Ley Mordazaun espionaje ilegal de lo más cutre que evidencia la premeditación de dicho operativo, una chapuza de operativo en el que tan sólo se ha logrado incautar peligrosos ordenadores, móviles y libretas, y para lo cual se destrozó buena parte de mobiliario urbano e incluso se llegó a irrumpir con violencia y de madrugada en viviendas de ancianos. Debían haberla llamado #OperaciónPandereta.

Pero ahí no quedó la cosa. Al momento de empezar a conocerse la noticia, cientos de miles de […]

2111, 2014

Soñar despiertos

By |2 Comments

Nunca he conseguido dormir regulado según los ciclos circadianos con los que funciona la mayor parte de las personas. Esto me ha hecho ir siempre a remolque, tratando de adaptarme a unos ritmos y unos horarios que no coinciden con mis ritmos biológicos. Don Quijote y los Molinos de VientoLo cual se ha acabado traduciendo, entre otras cosas, en una disminución notable de mis horas de descanso nocturno. Y, no se si será por eso, que tengo una gran facilidad para soñar despierto. Me gusta mucho esa expresión ya que, aunque se suele asociar al ensimismamiento y la evasión de la realidad, para mí es al contrario: es una forma de trasladar un poco del mundo de los sueños a la realidad, del cielo a lo terrenal, de lo mágico e imposible al día a día indefectible. Soñar despierto vendría a ser como la conexión inicial entre lo ideal y lo pragmático. ¿Y qué puede tener de especial conectar ambos mundos como para dedicarle esta pequeña reflexión?

Entendiendo el idealismo (el cielo) como la capacidad de imaginar, de soñar, de proyectar o de desear un estado interno o externo que aún no existe; y entendiendo el pragmatismo (la tierra) como la capacidad de hacer, de construir, de practicar o de materializar nuestro entorno de forma funcional; podríamos decir, esbozando cierta alegoría poética, que:

  • El idealismo sin pragmatismo se evapora como una nube. Precisa de la acción de la lluvia para conectar con la tierra y permitir así que la vida germine.
  • Del mismo modo, el pragmatismo sin idealismo se convierte en tierra yerma. Precisa de nubes que proyecten algo de lluvia sobre la tierra para que ésta sea fértil.
  • Pero, una vez que idealismo y pragmatismo coinciden, no existe tierra, ni asfalto, lo suficientemente árida, o inquebrantable, que impida que quien se lo proponga consiga abrirse camino.

Flores en el Asfalto

1811, 2014

De realismos y utopías

By |2 Comments

Dada una situación como la que vivimos, en exceso estricta y rígida, incapaz de adaptarse a un entorno cada vez más líquido y cambiante, e incapaz de asegurarnos una mínima ni una digna supervivencia, es lógico que se extienda entre la población el inconformismo.Flor en el Desierto Es lógico que nos resistamos a aceptar una moral, unas normas y unas formas de vivir caducas y profundamente desadaptativas como las que hoy se nos fuerza a aceptar. Es por ello que cada vez hay más personas y colectivos a nuestro alrededor que están cambiando de forma decidida sus formas de entenderse, de desarrollarse y de relacionarse.

Otras personas, sin embargo, se aferran como lapas a las viejas y caducas instituciones que ya se han demostrado absolutamente incapaces de gestionarnos. Pensarán, supongo, que a través de esas herramientas obsoletas serán capaces de afrontar un futuro incierto que no será, seguramente, como ninguno imaginamos. De la misma forma que hace veinte años tampoco nos imaginábamos estar relacionándonos (comunicándonos, aprendiendo, comerciando…) como lo hacemos hoy en día. Éstas personas, que tratan de abordar el futuro con las armas del pasado, son las personas reaccionarias.

John Ronald Reuel TolkienAunque no es del todo cierto que en el pasado ninguna persona pudiera imaginar este presente. Sí lo hicieron, de alguna forma, aquellas que han ido introduciendo todos los cambios que hoy estamos viviendo. Aquellas personas que abandonaron desfasadas lógicas para imaginar nuevas formas de hacer. Aquellas que no tuvieron miedo de asomarse al vacío que lo antiguo ya no era capaz de afrontar. Aquellas que sabiendo leer las necesidades de su entorno, han adaptado los recursos y creado las herramientas requeridas para atenderlas. A estas personas llamémoslas transformadoras.

Hay un tercer grupo, y es el de las personas que sencillamente van a la deriva. Que se dejan llevar tratando de encajar sin más a lo que ya hay, haya lo que haya, venga lo que venga. Personas que juegan con la baza de adaptarse al ambiente y mimetizarse lo máximo posible como estrategia de supervivencia, sin importarles críticamente la deriva sociopolítica. Estas personas, aún siendo capaces de adquirir una gran resiliencia, al no participar ni pretender asumir las riendas de los procesos de cambio, las llamaremos sencillamente dependientes.

ReaccionarioDe entre estas tres opciones de encarar […]