ElenaGDElena García Dalmau es una de nuestras más agradecidas lectoras. Libertaria de corazón, y con cabeza, está convencida de la necesidad de generar conciencia en el momento actual. Y, con esta idea, se ha animado a compartir con nosotros la siguiente reflexión que no os dejará impasibles:

 

“Cada vez nos rodeamos más y más de cosas que no sirven para nada. Consumimos para llenar el gran vacío que provoca esta sociedad enferma: el vacío de las mentes. Abarrotamos nuestras casas con miles de objetos, y procuramos que en nuestros bolsillos jamás falte el dinero, pero ¿dónde quedan todas las reflexiones que deberíamos tomar mientras tanto?

manipulacion_medios¿En qué clase de laberinto nos hemos metido para que, paso a paso, perdamos cada vez más nuestra propia consciencia y así puedan inculcarnos una determinada opinión? Esa opinión que día a día nos obligan a asimilar como nuestra mediante los medios de comunicación (o manipulación) y mediante todas las armas de las que dispone el estado para conseguir que seamos lo que quieren que seamos: esclavos.

¿Cuántos relojes deben venderse cada día? ¿Cuántas personas se deleitan al ver cuán rápido pasa el tiempo y ver la celeridad con la que nuestra existencia pierde el sentido y se encierra en el olvido? Han logrado lo que parecía imposible, han logrado manipular hasta tal punto las mentes de la gente que han conseguido crear una fábrica de esclavos que les siguen.

Estamos cada vez más vacíos por dentro, aunque se nos vea más llenos por fuera. Un vacío que nos hace sentir abundancia, la ilusión de un poder que hace mucho nos arrebataron. Contemplémonos, ¿acaso no somos algo más que simples escalones en una escalera? ¿No somos algo más que simples peones? ¿No somos algo más que miseria con apariencia de grandeza?

Libertad_gif_animadoNo lo vemos. No vemos que hemos perdido todo aquello que nos llenaba porque nos hemos vendido. Nos hemos vendido a nosotros mismos a cambio de unos cuantos objetos que dirigen y orientan nuestra vida, haciéndonos creer que así es más fácil vivirla, pero a cambio de eso nos reducen en gran medida nuestra libertad. Mi querida, amada y tan ansiada libertad…

Ahora bien, ¿qué hay de esas personas aisladas que muestran su clara oposición ante este sistema de consumo desenfrenado, de vacíos que nos alimentan, y de una aparente abundancia que nos desgasta? ¿Qué ocurre con todas aquellas que, al mostrar su desprecio hacia este mundo tan incoherente como es, se ven parcial o totalmente excluídas de la sociedad?

A esas personas siempre les quedará una espina clavada en el alma, por esa incomprensión, por ese dolor de verse como extrañas, porque poca gente las verá como lo que son en realidad: como héroes, libertadores de mentes oprimidas, emancipadores de reflexiones, destructores de ideas impuestas.

guy_fawkes

¿Héroe o villano? ¿Libertador u opresor? Siempre habríamos de contemplar las dos caras de una moneda, pero para la sociedad siempre será un extraño, una persona sin perspectiva cuya opinión se debe de cambiar a toda costa para no poner en peligro esas otras ideas inyectadas en la vida de una gran mayorías de personas.

Porque una opinión diferente siempre es y será algo peligroso, pues logra que la gente despierte al poder contemplar ese choque de ideas que nunca antes nadie les había mostrado”.