701, 2017

Víctimas de las apariencias

By |2 Comments

Ni los tatuajes, ni las capuchas, ni una estética disruptiva te hacen un delincuente, de la misma forma que un traje y una corbata tampoco te hacen una persona decente.

A simple vista, puede parecer que, en el juego de las apariencias, quien sale perdiendo siempre es la persona que no acepta la norma estética socialmente más aceptada, la persona que asume una estética disruptiva o alejada del canon estético predominante. Y es cierto que, generalmente, tan sólo por motivo de un aspecto inusual o transgresor las personas pueden llegar a ser mal vistas o incluso rehuídas. Pero eso no significa que dichas personas sean realmente víctimas de las apariencias, ni tampoco quiere decir que salgan perdiendo absolutamente nada.

En realidad, quienes adoptan una estética cualquiera, aún a pesar de estar alejada o de romper frontalmente con lo normalmente establecido, lo hacen porque es así como se sienten identificadas. En ocasiones también coincidirá con lo convencional. La cuestión es que su recompensa se encuentra en lograr sentirse identificados, a gusto y cómodos, de una forma particular, ya sea personal o en grupo. Y lo que puedan opinar los demás no supone en realidad ninguna desventaja, ya que no es eso lo que buscan precisamente al adoptar una estética no convencional.

Ahora bien, las personas que son criticadas, o incluso en ocasiones excluídas, por no aceptar una imagen normalizada… si en realidad no son ellas quienes están siendo perjudicadas, ¿quién sale perdiendo entonces en el mundo de las apariencias? Si lo pensamos bien, con mayor probabilidad las más perjudicadas suelen ser aquellas personas que evalúan y juzgan a los demás por las apariencias. Quienes se dedican a juzgar, aunque piensen que se sitúan en una posición de superioridad y de control moral, en realidad son carne de cañón. Y esto es así porque también hay personas que se dedican a engañar a otras. Y la persona que engaña encontrará siempre el camino más fácil utilizando las apariencias para conseguir su objetivo. No quiere decir que todas las personas con una apariencia socialmente más acogedora pretenda engañarnos, pues supone también un atajo sencillo para quien trata honestamente de ser más fácilmente aceptado por los demás. Pero es precisamente esa facilidad de aceptación y acogimiento la que aprovechan las personas con intenciones […]

1201, 2016

Nacionalizar o privatizar

By |3 Comments

Moneda_Dos_Caras¿Cuál es el dilema? Piénsalo bien: ambas opciones forman parte de la misma cara de una moneda. La misma cara de quienes administran y regulan lo trabajado por otros, y en la cual se fabrican los monopolios contra los que tú no podrás intervenir nunca.

Y tú te encuentras justo al otro lado, en donde se te extrae buena parte de lo trabajado y se te limita la propia labor que desempeñes. Esa cara oculta en la cual no se nos permite, por ley, decidir sobre nuestros propios asuntos, ya que éstos son bien de gestión exclusiva bien del estado, o bien de las empresas a las que se haya concedido el privilegio de acaparar determinados servicios.

A menos que seas un político que vive de lo que el resto de la gente produce con su trabajo, o a menos que seas un canalla de los que trabajan para el gobierno a cambio de que éste elimine por ley tu competencia, si ideológicamente te debates entre una de estas dos opciones (nacionalizar o privatizar), realmente lo que estás mostrando es tu adhesión por algo que no solo no te incumbe, sino que te perjudica y te limita gravemente.

En ambos casos estarás eligiendo irremisiblemente continuar siendo esclavo. Y, lo que es peor, estarás impidiéndote descubrir que, efectivamente, es fuera de la moneda donde podemos encontrarnos con muchas más opciones.

1101, 2016

Atracadores

By |1 Comment

Atracador“El gobierno, al igual que un atracador, nos dice: tu dinero o tu vida. Y la mayoría de los impuestos son pagados bajo la amenaza de esa coacción.

Pero el atracador al menos toma sobre sí la responsabilidad, peligro y delito de su propio acto. No pretende tener ningún derecho sobre ti, ni tiene la impudicia de presentarse como un protector.

El atracador, una vez que te ha quitado tu dinero, te deja en paz y no te va siguiendo intentando convencerte de que es tu soberano y que tiene el deber de protegerte” (Lysander Spooner)

1001, 2016

¿Qué es lo que aterrorizaba al maestro del suspense?

By |0 Comments

Hitchcock_terrorIncluso el maestro del suspense, que mantuvo durante décadas en vilo e incluso aterrorizadas a millones de personas en todo el mundo, tenía claro lo que realmente le provocaba el más profundo de los miedos: la policía. Hasta tal punto que no cogía nunca el coche para evitar que le parasen aunque sólo fuera para multarle.

Que un hombre blanco y bien posicionado, en los Estados Unidos de 1966, afirmase esto en público realmente resultó ser algo inaudito. Precisamente una persona como Hitchcock era quien menos debía preocuparse por la policía, ya que especialmente en aquella época a quien se criminalizaba casi de forma automática era a personas de raza negra o de clases bajas. Algo que, desgraciadamente, todavía ocurre hoy.

Y, aún a pesar del privilegio que le otorgaba su condición, eso no fue impedimento para que comprendiera el peligro que conlleva el hecho de que el monopolio del uso de la fuerza se concentre exclusivamente en la policía. Esa capacidad potencial de utilización de la fuerza, casi con total impunidad, es tan desproporcionada que sólo imaginar que pueda ser aprovechada por personas déspotas y violentas, no es de extrañar que nos evoque la peor de las pesadillas.

En el siguiente vídeo podéis ver la entrevista completa, y pinchando aquí iréis al punto exacto en el que se extrae la cita que vemos en la imagen de arriba:

801, 2016

¿Y si tuviéramos que empezar de cero?

By |3 Comments

El_señor_de_las_moscas«Las gentes se robarían y matarían unos a otros si no hubiera gobierno ni ley», piensan algunos. Pero, realmente, ¿por qué harían algo así?

Supón que tú, yo y muchos otros, hemos sufrido un naufragio y nos encontramos en una isla rica en toda clase de frutos. Por supuesto, tenemos que ponernos a trabajar para recoger el alimento.

Supón ahora que, de repente, uno de nosotros declara que todo le pertenece y que nadie podría tener un solo bocado a no ser que primero pagase tributo por él. Nos indignaríamos, ¿no es verdad? Pero también nos reiríamos de sus pretensiones. Si intentara hacer problema sobre ese asunto, tal vez lo arrojaríamos al mar, y le estaría bien merecido, ¿no es así?

Supón además que, pasado el tiempo, nosotros mismos y nuestros antepasados hayamos cultivado la isla y la hayamos abastecido de todo lo que se necesita para la vida y la comodidad, y llegara desde el mar alguien que pretendiera que todo es suyo. ¿Qué diríamos? Ni siquiera haríamos caso de él, ¿no es así? Como mucho le diríamos que podríamos compartir con él si se uniera a nuestro trabajo.

Pero supón que insiste en su propiedad y que saca un trozo de papel y dice que eso prueba que todo le pertenece… Le diríamos que está loco y nos iríamos a nuestros asuntos.

represión-brasil-indigenas-kayapoPero, ¿y si tuviera un gobierno que lo respaldara en sus pretensiones? Sin duda, apelaría a él para la protección de «sus derechos» y el gobierno enviaría a la policía y a los soldados, que nos expropiarían, que nos desahuciarían y que pondrían «en posesión al propietario legal».

Esa, amigo, es la función del gobierno; esa es la razón por la que existe el gobierno y lo que está haciendo constantemente.

Ahora bien, ¿sigues pensando que sin esa cosa llamada gobierno nos robaríamos y nos mataríamos mutuamente?

¿No es más bien verdad que con el gobierno ya robamos y matamos? Porque el gobierno no nos asegura en nuestras posesiones justas, sino que, por el contrario, nos las arrebata para el beneficio de aquellos que no tienen derecho sobre ellas.

Si te despertaras mañana y supieras que ya no hay gobierno, ¿sería tu primer pensamiento lanzarte a la calle y matar a […]

801, 2016

Esclavos

By |2 Comments

encadenados

Anarquía significa: sin amos, sin gobernantes.

Por tanto, si una persona muestra rechazo hacia la anarquía, es porque esa persona considera que necesita un gobernante, o un amo, que decida por ella. Y cuando alguien necesita de un amo, eso quiere decir que es un esclavo.

Pensad ahora la cantidad de personas que públicamente, al repudiar el anarquismo, se definen a sí mismas y sin pudor como esclavos.